Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 enero |
San Francisco de Sales
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Educar, una misión maravillosa e ineludible

Editora Cleofás

Editora Cléofas - publicado el 27/04/15


Quiere decir, personas maduras, responsables, capaces de asumir misiones importantes. Para Platón, “educar es dar al alma y al cuerpo toda la perfección de que son susceptibles”.

Es lo mismo que Jesús enseñó en el Evangelio: desarrollar los talentos, durante toda nuestra vida podemos hacer crecer nuestros talentos, no hay edad para eso, pero este buen hábito se adquiere en la infancia y en la juventud.

El hombre que entierra sus valiosos talentos es pobre. Y todos, sin excepción, tenemos talentos que, puestos al servicio de otros, les producirán felicidad a ellos y a nosotros. El hombre vive para servir. Si no sirve, no sirve para vivir.

La educación no es sólo para los niños y los jóvenes, es para todos, es una tarea que nunca termina en la vida, sino que empieza con el trabajo de los padres. Alguien dijo que la vida es una escuela que nunca tiene vacaciones. Cada nuevo encuentro, cada buena conversación, cada clase, cada hecho nuevo, cada libro, cada dolor, añade algo a nuestra educación. Un dicho popular dice: “viviendo y aprendiendo”.

En la vida, aprendemos con la experiencia, nuestra y la de los demás, y mucho más sabio es quien aprende con la experiencia de los otros, sin tener que sufrir con los propios errores. Por eso es muy válido estudiar los sabios consejos de los más ancianos, de los pensadores, y de aquellos hombres y mujeres que, de hecho, engrandecieron a la humanidad.

Gandhi decía que “la verdadera educación consiste en poner al descubierto lo mejor de una persona”. Michel Quoist, el gran padre francés, dijo que “no es para sí que los hombres educan a sus hijos, sino para los otros y para Dios”. Y aquí hay una enseñanza muy importante: los hijos no son propiedad nuestra, ni un pasatiempo o diversión, no, el hijo es antes que nada, de Dios, y debe ser educado para hacer el bien.

A nadie le cabe duda que ningún país logra desarrollarse si su pueblo no es educado; más aún, este es el gran y más importante problema de Brasil. Alrededor del 60% de la población aún no sabe lo que es leer un periódico, una revista, un libro y no logra interpretar lo que lee.

¿Cómo puede un país así llegar al desarrollo? ¿Cómo puede un pueblo así acompañar el crecimiento tecnológico del mundo? ¿Cómo pueden las personas así defenderse de los malos políticos?

La mayoría de la población está teleguiada en sus pensamientos y opiniones sólo por la televisión, que no siempre les ofrece el mejor camino. Un pueblo así está fácilmente sujeto a los aventureros de turno, siempre listos a “salvar a la patria”.

Educación no es “inteligencia”, tener éxito a cualquier precio, a veces pisando y engañando a los demás. La triste filosofía de “llevar la ventaja en todo” se ha transformado en filosofía de vida para muchos.

Andrew Carnegie dijo que “muchos están instruidos, pero pocos están educados. Un hombre educado es quien ha aprendido a usar su mente de forma que logra todo lo que desea sin violar los derechos de los demás”.

El conocido educador francés André Berge, afirma en su libro Los derechos de los Hijos que “los defectos de los hijos son hijos de los defectos de los padres”. Si, por lo tanto, nuestros defectos generan los defectos de nuestros hijos, tenemos que corregir lo que no está bien en nosotros.

  • 1
  • 2
Tags:
artehijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.