Aleteia

Coptos: ¿por qué el Estado Islámico mata a los cristianos de Egipto?

abouna.org
Comparte

Los coptos son la gran minoría Cristiana de Oriente Próximo. Son incómodos para el ISIS porque muestran que convivir es posible

El Estado Islámico no se anda con contemplaciones. Pero hay un grupo que le molesta particularmente, y son los coptos. Los dos videos con ejecuciones en Libia han sido de coptos: primero en febrero coptos de Egipto, y ahora en abril coptos de Etiopía.

Los coptos son la gran minoría Cristiana de Oriente Próximo. Son mártires: mueren por su fe. Son un pueblo que tradicionalmente se hace un tatuaje de una cruz en la muñeca. Son el ejemplo de cómo en países de mayoría musulmana, la convivencia entre cristianos y musulmanes es posible. Por esto les matan. Son incómodos.

Aleteia ha entrevistado a Fernando de Haro, profesor en la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid, escritor y periodista. Él se ha adentrado en la vida de los coptos actuales de Egipto, ha vivido con ellos y fruto de esta experiencia es Coptos. Viaje al encuentro de los mártires de Egipto (Encuentro Editorial).

– ¿Qué motivación personal le llevó a conocer y documentar a los coptos en Egipto?

Había estado en Egipto a finales de los 80 con un grupo de amigos. Recorrimos de norte a sur el país durante un mes. Hicimos muchos amigos entre los coptos, los cristianos egipcios. Acompañados por algunos estudiantes del colegio de los jesuitas de El Cairo y por algunos jóvenes profesionales nos adentramos en un mundo poco conocido. En los largos viajes, en cenas que se prolongaban hasta el amanecer, en visitas a monasterios, a casas de ricos y de pobres, tuvimos la ocasión de compartir algo de la vida de los coptos.

Aquellos cristianos, que utilizaban la lengua de los faraones en una liturgia llegada desde los primeros siglos, ejercían una gran fascinación sobre nosotros, hijos del más puro racionalismo europeo. 

Nos molestaba que nos consideraran viajeros románticos que utilizaban sus vacaciones para hacer un poco de orientalismo. Lo nuestro era otra cosa. Queríamos estar con la gente. Y el hecho de que el sentido del misterio, que tan a menudo se nos negaba, se desplegara ante nuestros ojos con tanta riqueza, nos hizo amar a Egipto.

En 2011 se produjo el gran atentado contra una de las iglesias de Alejandría, poco antes de que se expulsara a Mubarak. Y quise volver, para hacer un gran reportaje, para responderme las preguntas que me asaltaban: ¿Estarían todavía allí los coptos? Era evidente que estaban porque las noticias hablaban de ellos, de decenas de muertos, de atentados, de su sufrimiento, de sus protestas, del cambio de patriarca. ¿Pero seguirían existiendo como pueblo religioso dentro del pueblo egipcio? Y lo que me he encontrado es gente que muere por sus ideales. 

– Los coptos son una de las minorías más amenazadas -y pobres-. ¿Por qué?

Hay coptos pobres y ricos. La mayoría son pobres y algunos son muy pobres. Hasta los años 70 del pasado siglo vivían como suelen vivir las minorías cristianas en los países de mayoría musulmana. Con libertad restringida pero con libertad. 
Pero a partir de los años 70 se produce un importante cambio.
Sadat necesita acercarse a los sectores más islamistas de la sociedad, digo islamistas no islámicos, y comienza la discriminación más sistemática. Se producen en esa época los primeros ataques contra las iglesias.

Los cristianos han sido parte del proyecto de construcción nacional egipcio. Participan de un modo muy claro en el proceso de independencia y el desarrollo del Egipto moderno. Pero en las tres últimas décadas del siglo pasado comienzan a sufrir una importante merma en sus derechos. Junto al acercamiento del régimen al islamismo se produce otro fenómeno económico importante. Los egipcios emigran a los países del Golfo y cuando vuelven mantienen una conducta discriminatoria que es contraria a la tradición egipcia. 

Y con Mubarak no mejora

Con el largo mandato de Mubarak la cosa empeora. El primer Mubarak no es especialmente duro con ellos aunque no les permite construir ni arreglar las iglesias. Pero el último Mubarak es nefasto porque llega a un acuerdo tácito con los Hermanos Musulmanes, que en ese momento han crecido mucho. El pacto de no agresión consiste en permitir a los Hermanos Musulmanes que golpeen a los cristianos con casi absoluta impunidad.

Durante 2011, durante la primera revolución, en la plaza de Tharir y en un breve período de tiempo, musulmanes y cristianos vuelven a estar juntos. Pero los Hermanos Musulmanes se apoderan de la revolución y vuelven los atentados contra los coptos. Hasta que los Hermanos Musulmanes no son expulsados por el pueblo del poder en junio de 2013, los coptos son duramente golpeados. Golpeados por los Hermanos Musulmanes cuando están en el poder, golpeados cuando los Hermanos Musulmanes están en la oposición. Desde que Al Sisi ha llegado a la presidencia, las cosas han mejorado un poco. 

– Egipto es el único país, aparte de Tierra Santa, en el que estuvo Jesús. ¿Cómo lo viven, los coptos, esta presencia?

La devoción a la Sagrada Familia está por todas partes. Seguramente no solo porque estuviera en estas tierras, sino porque los coptos llevan siglos de exilio en su propio país. 

La cultura copta ha construido relatos que no tienen pretensión alguna de historicidad y que todavía ahora se repiten. Pertenecen a un género muy oriental. Son relatos deliciosos que destacan cómo son de importantes para la vida María, José y Jesús. 

Uno de esos relatos del siglo VII cuenta que cuando la Sagrada Familia hizo un alto en el camino, María quiso comerse unos dátiles a los que no alcanzaba y que el Niño ordenó a la palmera que se inclinara. Los ángeles recogerán una rama de esa palmera para plantarla en el paraíso. El árbol que creció de ese esqueje es el que recibe a todos los santos cuando entran en el cielo.

Al paso de la Sagrada Familia se habrían producido las primeras conversiones, como las de Klum y Sara, que le dieron refugio; o la de Tito, un bandido sin escrúpulos que la tradición egipcia identifica con el buen ladrón. María, José y el Niño van acompañados de la que había sido la partera de la Virgen: Salomé. 

Coptos: la palabra viene del griego "Aigyptos"
Son un grupo cristiano nativo en Egipto
Configuran aproximadamente el 10% de la población egipcia
La mayoría forman parte de la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría y también de la Iglesia Católica Copta
Son objeto de discriminación y se les considera “no egipcios”
Están infra representados en el Gobierno
Buscan mantener buenas relaciones con las autoridades y siempre manifiestan que rezan por la paz, la convivencia y el diálogo interreligioso

 

Para comprar el libro, aquí

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.