¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué hay niños que mueren olvidados en los autos?

Public Domain
http://pixabay.com/en/adorable-baby-beautiful-child-cute-21998/
Comparte

Una reflexión interesante: te podría pasar a ti...

Me conmovió mucho saber que dos niños murieron olvidados dentro de sus automóviles.
 
Pero ¿por qué los niños mueren dentro de los automóviles?
 
Físicamente, mueren porque se deshidratan rápidamente, lo que lleva a una parada cardíaca.
 
Mueren porque fueron olvidados.
 
Sin juicios. ¡No quiero que parezca un juicio, porque no lo es! Es un hecho que nos debe llevar a la reflexión. ¡Es una tragedia que nos puede pasar a todos! Los cerebros sobrecargados, para su propia protección, tienden a borrar hechos, olvidar cosas, es una defensa natural del organismo.
 
Pero, ¿qué es lo que hace que un padre o una madre, no vuelvan la mirada, o dirijan una palabra o una canción a su hijo sentado en el asiento de atrás? Esto pasa, me ha pasado a mí.
 
La respuesta es la costumbre. Esto mismo, el hábito de estar PRESENTE con tu hijo.
 
Debido a la gran demanda de trabajo y consumo, las familias están tercerizando cada vez más a sus hijos, dejando que otros les cuiden y eduquen, transfiriendo a otros la responsabilidad inherente a SER padre, SER madre.
 
Las filosofías, psicologías, pedagogías y otras tantas “ías” han convencido a las personas de que la calidad del tiempo se sobrepone a la cantidad. En parte, pienso que hay verdad en ello, calidad de tiempo. Pero por otro lado, el niño necesita cantidad, necesita de mucho tiempo de los padres.
 
Algunos niños no están solamente siendo olvidados en el automóvil, ¡están olvidados en la vida, esto es lo más triste!
 

¿Y de quién es la culpa? Sinceramente no lo sé.
 
La sociedad exige de nosotros un buen empleo, que nos genere un buen salario, para comprar lo que necesitamos, para mostrar aquello que nos gusta. Una vida automática que consume el valioso e intransferible TIEMPO.
 
¿Qué es lo que realmente importa? ¿Cual es el sentido de esa vida?
 
¿Y nosotros? ¡No tenemos que olvidar a ningún hijo en el auto! ¡Y tampoco vamos a olvidar a un hijo en la vida! ¡Sería muy triste ver en el futuro a nuestros hijos crecidos, pero muertos afectivamente por nuestra ausencia de hoy!
 
¡Un desahogo, una reflexión, sin prejuicios y sin juzgar a nadie!
 
Luciana Cairo
 
P.s.1 – El film “Click” hace una buena reflexión sobre el trabajo, el tiempo y la familia. ¿Que tal ver este film en familia y plantear reflexiones de lo que se puede cambiar en casa, en la vida? ¡Siempre es tiempo de cambio! ¡Siempre es tiempo de vivir la vida que quieres!
 
P.s.2 – Si te ves sobrecargado, si estás viviendo demasiado automáticamente, se está infeliz, se está constantemente olvidando, ¡busque ayuda! Médicos, terapeutas y coaches pueden ayudarte a ordenar tu vida.
 
P.s.3 – SIEMPRE que lleves a un hijo de cualquier edad en el asiento de atrás:
 
– mantén contacto visual aunque él esté durmiendo;
 
– coloque música infantil para crear un ancla mental que asociará la música a la presencia de tu hijo en el auto;
 
– deja tu bolso, cartera o celular en el asiento de atrás para que al salir del coche sea necesario abrir la puerta de atrás (esto podría volverse una costumbre aunque no vayan los niños en el auto);
 
– conversa con tu hijo sobre cualquier cosa, aunque sea un bebé o esté durmiendo… ¡él siempre te escucha!
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.