Aleteia

México: La Virgen llora cada día, desconsolada por lo que pasa en Veracruz

© golfopacifico.com
Comparte

Llora aceite y está intercediendo por los veracruzanos para que se acabe la inseguridad

Desde hace algunas semanas, en Acayucan, Estado de Veracruz, la Virgen llora cada día, desconsolada por lo que pasa en ese lugar del sur de México.
 
Según vecinos de la zona y creyentes de otros lugares del país que han llegado hasta el templo de San Martín Obispo, perteneciente a la diócesis de San Andrés Tuxtla, la imagen de la Virgen que se encuentra en el interior del templo, derrama lágrimas por la situación tan tensa que se vive en México y en esa región del sur de Veracruz.
 
No es oficial
 
El padre vicario del de San Martín Obispo, Víctor Ahedo Domínguez, señaló que la revelación de la Santísima Virgen que llora "es una manifestación extraordinaria, sin embargo aún no se emite una resolución oficial por parte de la iglesia".
 
El sacerdote señaló a los medios locales, que no han dejado de asistir al extraño fenómeno, que una vez que el nuevo obispo -monseñor Fidencio López Plaza– tome posesión, lo que será el próximo 20 de mayo, "él determinará las acciones a seguir en torno a la revelación".
 
Señaló que, para él, se trata de "un hecho que manifiesta la presencia divina en una sociedad tan insegura". 
 
Más adelanto, el religioso mexicano confirmó que la Virgen María "Rosa Mística", "sí llora aceite y está intercediendo por los veracruzanos para que se acabe la inseguridad";  sin embargo, aclaró, "todavía no puede calificarse como un milagro".
 
Pide la conversión
 
Por su parte varios centenares de fieles han intensificado su presencia en el templo de Acayucan a partir de que se dio este singular acontecimiento.
 
Pero más que un milagro, "se trata en primer lugar de que la Virgen Santísima, Madre de Dios, está con nosotros intercediendo y nos pide un mayor acercamiento y conversión con nuestras vidas", dijo el vicario del templo.
 
Y más adelante recalcó: "Hasta que se dé un veredicto oficial, podemos hablar de un milagro y no sabría decir el tiempo" que esto podría llevarse, ni siquiera si se vaya a llevar a cabo.
 
"La gente está muy entusiasmada y ese es el principal signo que nos pide una unidad de todos, una verdadera paz social, los de aquí de Acayucan, nos pide que se acaben los problemas y la inseguridad", dijo el padre Ahedo quien remachó que "nunca había pasado esto; la imagen ya tiene tiempo (en el templo) y nunca había pasado que llorara como aceitito, del fino".
 
Descartó que la figura de la Virgen María, bajo el nombre de "Rosa Mística", una de las alabanzas vertidas a la Virgen en las letanías lauretanas del Santo Rosario, sea trasladada a otro lugar: "estará aquí para su veneración".
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.