Aleteia

La historia de Marie Heurtin: sin ñoñerías ni edulcorantes

©A Contracorriente Films
Comparte

Un Jean-Pierre Améris en la cumbre de su carrera revisita, a la francesa, «El milagro de Anna Sullivan»

La distribuidora de cine A Contracorriente films lleva a las pantallas españolas La historia de Marie Heurtin, emotivo y conmovedor filme galo, escrito y dirigido por Jean-Pierre Améris (Tímidos anónimos, 2010), el octavo de su carrera, que a sus 54 años se encuentra en uno de sus mejores momentos creativos.

Ambientada en Francia a finales del siglo XIX, la película, basada en hechos reales, cuenta la aventura de la joven de 14 años Marie Heurtin, que sorda y ciega de nacimiento es incapaz de comunicarse. Su padre, un humilde artesano sin recursos económicos, y ya desesperado, decide llevarla al Instituto Larnay, cerca de Poitiers, dado que allí las monjas -las Hijas de la Sabiduría- cuidan de mujeres sordas. A pesar del escepticismo de la Madre Superiora, la joven hermana Marguerite, de mala salud, con el lenguaje de signos y mil recursos que va improvisando sobre la marcha, la acogerá bajo su tutela.

De aires bressonianos y un realismo y una sobriedad llamativos, la cinta, de tono entusiasta y desarrollada en una atmósfera bucólica y pastoril -muy en la línea cinematográfica de El milagro de Ana Sullivan (Arthur Penn, 1962) o del poderoso documental de Werner Herzog, El país del silencio y la oscuridad (1971)- explicita lo gratificante que resulta donarse a los demás a través de una entrega generosa en las tareas educativas y la importancia de apoyarse en Dios para no desfallecer durante el camino, asunto que se afronta además con coherencia y rigurosidad a partir de un desarrollo argumental sin ñoñerías, ni edulcorantes pasados de moda.

Y es que Améris lo puede presentar así gracias al verismo que destila el guión, sin alardes ni pretenciosidades, sin aleccionar en ningún sentido, donde queda subrayada -esto es lo más importante- la credibilidad en el tratamiento sobre la discapacidad y el aprendizaje como ya se hizo hace unos meses con el oscarizado filme inglés La teoría del todo (James Marsh, 2014), biopic dramático sobre el físico Stephen Hawking.

Por su parte, en La historia de Marie Heurtin fácilmente se logra que el seguimiento de ese proceso despliegue una veta pedagógica, de tono creciente, cuya mirada de por sí ya resulta deslumbrante. Además, esta película lanza al espectador el mensaje de que es mejor aprender de las personas diferentes, de esas que la sociedad deja a los lados, principalmente porque molestan y resulta muy cansado dedicarles el tiempo que necesitan. Por otro lado, la aventura consigue que el espectador sea partícipe de ese proceso de aprendizaje -al que antes nos referíamos- de esta pequeña con una honestidad y sencillez que la hacen aún más cautivadora e hipnótica.

Como es natural, el éxito del filme se completa con las magníficas interpretaciones de las actrices protagonistas, Isabelle Carré y la debutante Ariana Rivoire -una joven sorda en la vida real- que interactúan a la perfección y sus roles son más que convincentes. 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.