Aleteia

¿Qué hay detrás de muchos de los productos “low cost”?

gbrew-cc
Comparte

Niños-esclavos sufren la idolatría del comercio del Primer Mundo

“¿Qué hay detrás de una etiqueta que dice "vestido a 9 €", o "precios sin competencia"? ¿Qué hay detrás de un juguete, o de unas zapatillas, o de un móvil, detrás de una publicidad de cosméticos, o de determinadas marcas,…?”. Esto se pregunta el Movimiento Cultural Cristiano ante la jornada contra la Esclavitud infantil.

Detrás de esos precios, detrás de la publicidad, detrás de los productos baratos y de muchas multinacionales de la industria textil o de juguetes se encuentra la esclavitud infantil. “Los niños esclavos aparecen en todos los sectores de la economía donde se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar”, explican.

El 16 de abril se celebra la campaña por la justicia en las relaciones Norte-Sur y quieren centrarse en los millones de niños que no tienen infancia. “Viven hoy tras el humo de los basureros, arriesgan sus vidas como pescadores de perlas, trabajan en las minas para producir nuestros productos cosméticos, para las nuevas tecnologías, son secuestrados para ser niños soldado, niños bomba, viven entre balazos y violaciones en las calles, son utilizados en el comercio de órganos, en los prostíbulos, en talleres de manufacturas,…”.

20 años del asesinato de Iqbal Masih

El 16 de abril de 1995, fue asesinado un niño esclavo en Pakistán, Iqbal Masih. Se atrevió a denunciar su situación y después de años de lucha consiguió que la fábrica en la que trabajaba fuera cerrada. Poco después mientras Iqbal Masih paseaba fue tiroteado por un coche y asesinado. Nunca se supieron las causas, pero todo el mundo en Pakistán deduce que su denuncia y su lucha contra la explotación infantil le costaron la vida.

Como Iqbal viven muchísimos niños en el mundo. Una explotación infantil que tiene como causa la dimensión económica. Son mano de obra barata, son fácilmente explotables y las grandes compañías multinacionales no dudan en aprovecharse de su debilidad. En el primer mundo se intenta silenciar esta realidad y sólo se mira el precio de los productos que estos niños deben realizar.

Nueve millones de niños, niñas y jóvenes esclavos

Misiones Salesianas también denuncia esta realidad centrándose en la situación que se vive en África Occidental. Allí la guerra se ceba en los más débiles, en los más pequeños e incluso son utilizados para pasar armas en la frontera.

Boko Haram, Estado Islámico… o de grupos militares como los del norte de Malí, que captan menores para entrar en sus filas, según denuncia Naciones Unidas. “Son menores sin oportunidades, abandonados por sus familias, que viven en la pobreza… Los grupos como Boko Haram les ofrecen dinero y les dan un estatus y un objetivo para su vida”.
 
Misiones Salesianas ofrece los datos de la explotación infantil: 5,7 millones son obligados a trabajar; 2 millones son explotados sexualmente, más de 1 millón son víctimas del tráfico de personas y 300.000 son utilizados como niños soldado.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.