Aleteia

La Puerta Santa del Jubileo de la Misericordia es el confesionario

Frederique Voisin Demery
Comparte

Según el Regente de la Penitenciaría Apostólica, Mons. Krzysztof Nykiel

La Puerta Santa es un símbolo que sólo es privilegio de la Basílica de San Pedro y pocos Santuarios de enorme relevancia alrededor del mundo y tiene un especial significado para los Jubileos excepcionalmente designados por los Pontífices, al ser el destino por excelencia de las peregrinaciones. Sin embargo, para el Regente de la Penitenciaría Apostólica, Mons. Krzysztof Nykiel, la peregrinación del próximo jubileo será ante todo espiritual.
 

El confesionario es el lugar de encuentro con la misericordia de Dios en el cual la gracia del perdón es administrada por los sacerdotes.

"Durante el Jubileo extraordinario de la Misericordia, el confesionario será ‘la Puerta Santa del alma’", declaró el prelado a Radio Vaticano. "Y la celebración del sacramento de la Reconciliación será la ocasión para un encuentro vivo y verdadero con Cristo Misericordioso".

De hecho, la confesión sacramental es requisito ineludible para obtener los beneficios de la Indulgencia concedida con motivo del Jubileo. "Todos los peregrinos que lleguen a Roma para obtener la indulgencia plenaria, deberán pasar a través de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro, pero para que el fiel obtenga la absolución de los pecados y experimente la alegría del perdón de Dios, deberá pasar a través de las puertas del confesionario", explicó.

Este viaje hacia el Sacramento es una auténtica peregrinación hacia la misericordia de Dios, donde "se aprende, se descubre y se vive sobre la propia piel la grandeza del amor de Dios que sacude nuestro corazón del horror y del peso del pecado, lo hace consciente y lo dirige cada vez más a la alegría del Evangelio", indicó Mons. Nykiel.
 
El Jubileo será una ocasión excepcional para difundir entre los fieles la importancia de acudir de forma frecuente al Sacramento de la Reconciliación y una gran responsabilidad para los sacerdotes, quienes administran la gracia del perdón de Dios y deben facilitar el acceso de los fieles al Sacramento.

Algunos de los sacerdotes que normalmente sirven en este ministerio serán enviados como "misioneros de la misericordia", anunció el Regente, con la facultad de perdonar los pecados reservados a la Santa Sede por su extraordinaria gravedad (usualmente relacionados con sacrilegios).
 
Con información de ACI y Radio Vaticano.
 
Artículo originalmente publicado por Gaudium Press

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.