¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Las Adoratrices premiadas por su trabajo contra “la nueva esclavitud” de la trata

Facebook Familia Real Española
Comparte

Felipe VI destaca su firmeza y le entrega el Premio Derechos Humanos Rey de España

Felipe VI ha animado a luchar "con firmeza y determinación" contra las diversas formas de trata y violencia que padecen muchas jóvenes y mujeres de todo el mundo, una práctica que ha definido como una "nueva esclavitud" cuya "dimensión trasnacional" supone "un desafío contra el que hay que combatir".

Felipe VI ha hecho esta reflexión en la entrega del VI Premio de Derechos Humanos Rey de España, concedido este año a la congregación religiosa de Las Adoratrices, fundada en España en 1856 y dedicada desde entonces a ayudar en todo el mundo a mujeres víctimas de explotación para buscarles un futuro mejor, trabajo y dignidad.

"Tenemos en ustedes un magnífico ejemplo de la fuerza de cambio que supone el compromiso", ha dicho el Monarca en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, en presencia del rector, Fernando Galván, y de la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, representantes de las dos instituciones que cada dos años conceden este galardón, dotado con 25.000 euros.

Tras hacer entrega de la distinción a la secretaria general de la congregación, Teresa Valenzuela, don Felipe ha dado las gracias a las 800 religiosas y 1.500 laicos que la conforman en todo el mundo "por esa tarea que de todo corazón deseamos alentar con este premio; gracias por su coraje y valentía, por su entrega, por su esfuerzo, por su generosidad; y gracias por su fe y por su amor".

En su primera visita como Rey a la Universidad de Alcalá, donde el próximo 23 de abril entregará el Premio Cervantes al escritor Juan Goytisolo, don Felipe ha estado acompañado por el presidente del Congreso, Jesús Posada, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y los presidentes de Madrid, Ignacio González, y Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, entre otras autoridades.

Felipe VI se ha mostrado satisfecho por poder dar continuidad al patrocinio de esta distinción que inició su padre, el Rey Juan Carlos I, en el año 2005, y ha expresado su orgullo, "como español", por el hecho de que con instituciones como las Adoratrices, España "continúe ofreciendo al mundo personas así, con esa capacidad de proyectar un noble ideal a través de las sucesivas generaciones".

Fue su fundadora, Santa María Micaela, ha recordado, una "mujer excepcional", emprendedora de una labor que, 159 años después, ha llegado con éxito a 23 países, donde las Adoratrices asumen "como su razón misma de existir" la tarea de "devolver a los oprimidos la libertad".

Y aunque la sociedad española haya dado "pasos importantes" para luchar contra la violencia de género y la trata de personas, ha proseguido Felipe VI, todavía hace falta "un trabajo eficaz y continuado más allá de nuestras fronteras", del cual las Adoratrices "nos dan ejemplo", ha subrayado, con una red de atención que abarca Europa, África, América y Asia.

"Su voz en pro de los derechos de la mujer es la misma de tantas mujeres que han sido privadas de ella. Todos deseamos que esa voz no calle, que se abra paso hasta muchos oídos, que resuene en las conciencias y que llegue allí donde sea necesario para mejorar siempre la realidad de las personas más vulnerables y desfavorecidas", ha proclamado.

Mujeres valientes, luchadoras tenaces

La hermana Teresa Valenzuela ha agradecido el premio en nombre de todas esas mujeres y niñas explotadas que, tras un proceso de acogida y liberación, pueden vivir hoy integradas en la sociedad.

"Son mujeres valientes, luchadoras tenaces", ha remarcado, que cada día dan lecciones de "capacidad de superación, esperanza en sus posibilidades y en las nuestras, como sociedad”.

Sólo en el último año, las Adoratrices ayudaron a 8.000 mujeres en todo el mundo, que según ha explicado suponen "nuestra primera línea de batalla frente a la violencia que nuestra cultura es capaz de ejercer con las personas más indefensas y en situación de mayor vulnerabilidad".

El rector Fernando Galván ha agradecido a la congregación "su admirable dedicación", y ha animado a sus integrantes a proseguir en su tarea porque "para todos es evidente la necesidad que tenemos en nuestras sociedades de erradicar esas flagrantes violaciones de los derechos humanos de las mujeres".

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha incidido por su parte en su empeño "valiente, generoso y loable sin límites" por ayudar y proteger a mujeres de cuatro continentes a liberarse de las redes de explotación, encontrar un hogar y comenzar una vida distinta.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.