Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 27 julio |
San Pantaleón
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Los cristianos deben ocultar que lo son para participar en la vida pública?

SHUTTERSTOCK

Jorge Traslosheros - publicado el 13/04/15

Desde el acallamiento, ¿qué sentido tendría participar?

Entre la alegría de la familia y la felicidad de la oración, durante Semana Santa me tropecé con un programa de televisión en donde una de las opinadoras, famosa si las hay aquí en México, hablaba de manera despectiva de la participación de los católicos en la sociedad, como si fuera un hecho altamente deplorable.

Sin embargo, lo que más llamó mi atención fue su cara de tristeza y soledad, de enojo largamente contenido. Fue como ver un programa de añoranzas de tiempos idos, compuesto por voces de ultratumba.

Con relativa frecuencia encontramos comentarios, no tan extremos, sobre la actitud que los católicos deberíamos asumir en el debate público.

Se nos achaca no estar al día con las tendencias de los tiempos, razón por la cual nunca seremos aceptados en la sociedad, afirman.

Lo dicen fuerte quienes promueven con ímpetu la agenda de la izquierda liberal en temas como vida y familia; pero no es de ellos el monopolio. Lo mismo se cuchichea entre “las derechas” acusando a los católicos de ser una caterva de “desorientados” en temas como economía y justicia social.

El caso es que nunca quedan contentos lo que, a mi parecer, es prenda de honor.

La pregunta es simple: ¿Los cristianos debemos hacer callar a Jesús para participar en la vida pública?

La única respuesta viable es negativa. Nada hay más triste que un cristiano vergonzante, no sólo por el gran daño que sufre su relación con Dios, también porque el resultado es un ciudadano descafeinado, sin temple, ni compromiso con su sociedad.

En el testimonio abierto de su fe un buen cristiano se convierte, por propio impulso, en un virtuoso ciudadano.

Quienes exigen del cristiano su silencio asumen una actitud, por lo menos, trasnochada en sociedades marcadas por la pluralidad y con anhelos democráticos.

Los católicos, para ser coherentes, debemos aprender a actuar gozosamente en la sociedad civil, sin ocultar nuestra identidad, sin enmudecer para satisfacer las demandas de quién sabe quien.

Se trata de aprender, con Pedro, a dar razones de nuestra esperanza con gentileza y claridad. Es de notar cómo entre caridad y claridad sólo media una letra.

Jesús nunca se arredró y vaya que si tuvo oportunidad de hacerlo. No lo hizo cuando fue empujado a predicar en las periferias de Jerusalén por sus detractores, ni cuando parte de sus seguidores le abandonaron “porque su doctrina era muy dura”; tampoco cuando Pedro lo negó, Judas lo vendió y sus discípulos huyeron.

Incluso al mismo Pedro lo rechazó con fuertes voces cuando éste le insinuó que debería moderar sus palabras.

En esta lógica, resulta muy interesante el caso de Pilatos quien, en efecto, tuvo la  vida de Jesús entre sus manos.

No era una hipótesis, sino un hecho objetivo visto desde una perspectiva mundana. Hubiera sido tan fácil condescender y mostrarse correcto ante la invitación del pretor.

Estoy cierto que el romano realmente quería salvar a Jesús, pero también que deseaba más salvarse a sí mismo.

La escena me recuerda las invitaciones a callar identidad y convicciones a cambio de un lugar en la escena pública. La oferta parece tentadora.

Si somos esquivos al hablar, si moderamos la denuncia, entonces se nos podría garantizar un espacio en el debate público. Sin embargo, desde el acallamiento, ¿qué sentido tendría participar?

Cristo nunca ocultó su identidad, ni siquiera en los momentos más difíciles. Siempre habló desde la misericordia, en la caridad, abriendo anchas puertas a la esperanza.

El silencio legítimo para un cristiano nace de la contemplación del Resucitado, pues de este silencio nace la fuerza de su palabra.

Tags:
laicismomexico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
3
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
4
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
5
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.