Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 30 enero |
San Lesmes
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

5 maneras como la revolución sexual nos “ha divorciado” a unos de otros

WEB-Husband-Wife-Mountains-JK-Califf-CC.jpg – es

J.K. Califf CC

Aleteia Team - publicado el 13/04/15

Y qué hacer ahora

En septiembre, se espera que vayan a Filadelfia cerca de dos millones de personas para celebrar el tradicional encuentro de las familias con el Papa Francisco, el Encuentro Mundial de Familias. Unos cuantos meses antes, el Tribunal Supremo de Estados Unidos determinará “el matrimonio homosexual” como un derecho constitucional.

Estos eventos tan importantes nos dan una idea de la amplia gama de puntos de vista que existen actualmente sobre el matrimonio, lo que es y lo que debería ser.

¿Cómo podemos entender el matrimonio y la familia con estas ideas tan contradictorias? Antes que nada deberíamos entender como hemos llegado hasta aquí. Casi todos los cambios que ha sufrido el matrimonio son el resultado de la revolución sexual. Veamos algunas de las consecuencias de la misma.

1. El sexo se ha divorciado de los hijos

La invención y la proliferación de las píldoras anticonceptivas en 1950 y 1960 hizo posible la difusión de la mentira de que el sexo podía ser utilizado sólo para el placer, sin consecuencias no deseadas, como los hijos.

Como lo describió san Juan Pablo II el Grande en la Evangelium Vitae, el peligro de la anticoncepción es la forma en la que coloca la realización personal en el centro del sentido de la vida y fomenta un concepto egoísta de libertad, una libertad divorciada de la verdad.

La libertad no es la capacidad de hacer lo que quieras, si no la de hacer lo que se debe hacer. Esta es la diferencia entre la libertad que te esclaviza a tus pecados o la libertad que te libera a través de la disciplina y del dominio de uno mismo.

Cuando pretendemos que el sexo sea estéril no estamos viviendo acorde con la verdad de la persona, y esto nos coloca en el camino de la autodestrucción. El hecho de que 60 millones de personas hayan sido abortadas desde 1973 es una prueba evidente.

2. El sexo se ha divorciado del amor

En su libro Three to Get Married, Fulton Sheen hace una distinción clara: “en el sexo el hombre adora a la mujer. En el amor el hombre y la mujer unidos adoran a Dios. El sexo busca las partes, el amor la totalidad”.

En la cultura occidental, omnipresente en todas las universidades de hoy, el sexo es considerado una actividad recreativa sin más significado. Esencialmente favorece los deseos del hombre mientas que deja a las mujeres desconectadas y hastiadas.

Esto ha llevado a más enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, ha aumentado la violencia sexual y ha introducido una serie de problemas emocionales y psicológicos que se han convertido en barreras para el amor auténtico.

3. El amor se ha divorciado del compromiso

El amor no se considera una acción, una promesa, un compromiso anclado y sostenido por la voluntad. Ahora se basa en una mentalidad hedonista que considera el amor como una emoción, un sentimiento intangible construido en la mente y apoyado por mariposas en el estómago y la atracción física.

Con la introducción del divorcio “sin culpa” a finales de 1970 y principios de 1980, las parejas pueden separarse sin motivo aparente, por “desamor”. Esta política legislativa se basa erróneamente en la idea de que el matrimonio se basa principalmente en el romance adulto.

4. El matrimonio se ha divorciado de los niños

Casi la mitad de los “primeros bebés” de Estados Unidos nacen de madres solteras. Para los millenials, el parto fuera del matrimonio es lo normal. Con la convivencia llega una menor estabilidad familiar que acaba produciendo familias monoparentales.

Las familias monoparentales son más proclives a la pobreza y los niños que crecen sin uno de sus padres tienden más a consumir drogas, cometer crímenes, convertirse en padres adolescentes y acabar en la cárcel.

5. La paternidad se ha divorciado del sexo

Lo contrario de la anticoncepción y el aborto es el hijo como derecho. Con las tecnologías reproductivas como la donación de óvulos y espermatozoides, la FIV, y el vientre de alquiler, ya no es el sexo el que crea bebés sino los doctores y las clínicas de fertilidad.

La paternidad actualmente es una empresa comercial no determinada por la unión biológica, depende legalmente de los deseos e intenciones de los adultos.

¿Qué es el matrimonio?

Este es el mundo en el que vivimos. Las parejas comprometidas con las que me reúno para preparar su matrimonio no son inmunes a esta realidad. Muchas de ellas ya conviven y sólo del 3 al 5% de los católicos practican el método natural de planificación familiar.

Ahora nos toca a nosotros recomponer lo que ha sido hecho añicos. Y esto empieza con ser capaces de responder a la pregunta “¿qué es el matrimonio?”.

Citando las palabras de Ryan T. Anderson, coautor de Qué es el matrimonio: hombre y mujer, su defensa, el matrimonio ha existido siempre para unir a un hombre y una mujer y convertirlos en marido y mujer y padre y madre de los hijos que conciban.

Se basa en la verdad antropológica de que el hombre y la mujer son distintos pero complementarios. Se basa en el hecho biológico de que la reproducción requiere un hombre y una mujer. Se basa en la realidad sociológica de que un niño necesita un padre y una madre. Para nosotros los católicos, el matrimonio además es un sacramento lo que lo convierte en una verdad teológica.

El matrimonio es una promesa, un signo del amor de Cristo por su esposa, la Iglesia. La gracia del Espíritu Santo nos da las fuerzas para entregarnos unos a otros de la misma forma en la que Cristo se dio por la Iglesia: libremente, confiadamente, fructíferamente y totalmente.

En Pascua debemos recordar lo que el sacrificio de uno mismo significa. Así que, con el espíritu de la Pascua, con renovada esperanza, dejemos todos nuestros miedos atrás y hagamos de 2015 un año en el que nos sintamos orgullosos de la belleza y de la verdad del matrimonio.

Por Rickard Newman, converso sueco, padre de dos hijos y actual Director de Vida Familiar de la diócesis de Lake Charles, Louisiana. Es coautor de Happy Couple Creedy creador de Happy Couple Workout, cursos para parejas basados en la Teología del Cuerpo.

Tags:
sexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.