¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

VII Cumbre de las Américas: Obama, Castro y el Papa Francisco

© VII Cumbre de las Américas Ministerio de Asuntos Exteriores de Panamá
Obama y Castro
Comparte

Sintonía del Vaticano con el destacado encuentro que concluye hoy en Panama

La VII Cumbre de las Américas que concluye el día de hoy, sábado 11 de abril, en Panamá, promete ser una de las más importantes, si no es que la más importante, en la historia reciente del Continente Americano.

Al apretón de manos, captado por todas las cámaras del mundo, entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, ha precedido una carta enviada por el Papa Francisco al anfitrión de la Cumbre, el presidente panameño Juan Carlos Varela en la que insta a los 34 presidentes y jefes de Estado presentes en la Cumbre a valorar el diálogo como único instrumento para superar las diferencias, en el camino hacia el bien común.

La misiva papal, que muestra el especial interés de Francisco por el continente y la generación de una “patria grande” en América, fue leída por su enviado especial a la Cumbre, el cardenal y secretario de Estado del Vaticano, monseñor Pietro Parolín, quien, por cierto, antes de ser nombrado en esa altísima responsabilidad, estuvo en la representación vaticana en México y fue nuncio apostólico en Venezuela, en tiempo de Hugo Chávez y del principio del mandato de Nicolás Maduro.

El desafío es la inequidad

“La situación geográfica de Panamá, en el centro del continente Americano, que la convierte en un punto de encuentro del norte y el sur, de los Océanos Pacífico y Atlántico, es seguramente una llamada, pro mundi beneficio, a generar un nuevo orden de paz y de justicia y a promover la solidaridad y la colaboración respetando la justa autonomía de cada nación”, escribió el Papa Francisco en su mensaje.

El tema de la Cumbre, patrocinada por la Organización de Estados Americanos (OEA), “Prosperidad con equidad: el desafío de la cooperación en las Américas”, ha hecho que el Papa, en su carta, confirme su sintonía pues, subrayó, su convencimiento de que “la inequidad, la injusta distribución de las riquezas y de los recursos, es fuente de conflictos y de violencia entre los pueblos, porque supone que el progreso de unos se construye sobre el necesario sacrificio de otros y que, para poder vivir dignamente, hay que luchar contra los demás”.

El Papa ha recordado a los mandatarios americanos del norte, del centro y del sur, así como del área caribeña, presentes en Ciudad de Panamá, que “hay bienes básicos, como la tierra, el trabajo y la casa, y servicios públicos, como la salud, la educación, la seguridad, el medio ambiente…, de los que ningún ser humano debería quedar excluido”.

Trasmitan esperanza

Tras manifestar su deseo de que la VII Cumbre de las Américas constituya "un diálogo sincero" que supere diferencias y afronte "con realismo" los problemas del continente, como la desigualdad o la inmigración, el Papa criticó que "en las economías emergentes, gran parte de la población no se ha beneficiado del progreso económico general, sino que frecuentemente se ha abierto una brecha mayor entre ricos y pobres".

Y añadió en la parte central de su misiva que "no es suficiente esperar que los pobres recojan las migajas que caen de la mesa de los ricos", sino que "son necesarias acciones directas en pro de los más desfavorecidos", y sobre el mismo orden de ideas, en el asunto que tanto ocupa al Pontífice, la inmigración, el Vicario de Cristo, a través del cardenal Parolín lamentó que "en ocasiones, la falta de cooperación entre los Estados deja a muchas personas fuera de la legalidad y sin posibilidad de hacer valer sus derechos".

Al interior de los países americanos, que el Papa conoce tan bien, por su experiencia en las crisis económicas que azotaron a Argentina a principios de este siglo XXI, recriminó las "diferencias escandalosas y ofensivas" en detrimento de los indígenas, la zonas rurales y los suburbios de las grandes ciudades, para cuyas poblaciones pidió "una auténtica defensa" contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia.

La misiva del Papa Francisco, que ha marcado el tono de reconciliación y de cooperación entre los países del llamado por san Juan Pablo II el “Continente de la Esperanza”, por albergar en él a cerca de 40 por ciento de los católicos que hay en el mundo (unos 420 millones de católicos), terminó pidiendo a Dios “que, compartiendo valores comunes, lleguen a compromisos de colaboración en el ámbito nacional o regional que afronten con realismo los problemas y trasmitan esperanza”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.