Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconActualidad
line break icon

Políticas de conciliación: La clave que logrará su efectividad

Aaron Molina-cc

Feliciana Merino Escalera - publicado el 10/04/15 - actualizado el 22/11/17

¿Por qué la mayoría de medidas de conciliación se dirigen sólo a la mujer? Sólo funcionarán las que se dirijan a la familia como unidad

Es un hecho constatable que las políticas de conciliación están cada vez más lejos de conseguir su objetivo y los datos aquí son terminantes.

Por un lado tenemos el descenso de la natalidad y el aumento de las familias monoparentales -bien porque en el último tercio de siglo haya crecido notablemente el número de divorcios y separaciones, bien porque han decrecido los matrimonios- y, por otro, que según los informes de centros como el Eurostat (la oficina estadística de la Comisión europea que ofrece datos macro-económicos y sociales sobre los estados miembros de la Unión) las parejas con ingresos provenientes de ambos cónyuges han aumentado un 12% en los últimos ocho años.

Con todo esto no nos queda sino intuir que las mujeres que se están incorporando al mundo laboral lo hacen a costa de renunciar o retrasar la maternidad.

Otro dato nada irrelevante es que en las empresas, los porcentajes de presencia femenina son todavía muy inferiores a los de los varones, con lo que viene siendo generalizado el que los empleados sean hombres que representan la única fuente de ingresos para sus familias y cuyos horarios no les permiten ser una ayuda real y efectiva en las labores domésticas y en la atención y cuidado a su descendencia.

De hecho, algunas de las empresas más recientes, en sectores tan innovadores como las últimas tecnologías (Twitter, Facebook, etc.), no sólo no parecen tener conciencia de esta situación, sino que discriminan a la mujer de forma directa, no permitiendo su acceso a puestos de responsabilidad o retribuyendo peor a las que lo consiguen.

Como muestran los estudios y estadísticas (como los del Instituto Nacional de la Juventud), los jóvenes sienten como factores amenazantes para su futuro, entre otros, el contexto económico de la crisis, con la subsiguiente precariedad en las condiciones de trabajo (contratos de prácticas, poca estabilidad, temporalidad y salarios mínimos) y la ausencia de políticas efectivas para conciliar la vida laboral y familiar.

De estos resultados no podemos concluir que las mujeres tengan una mayor libertad objetiva para cumplir su vocación de ser madres sin tener que abandonar por ello su desarrollo profesional.

Su incorporación al trabajo, junto al retraso de la edad para la maternidad y la caída de la natalidad, nos hacen presagiar lo peor: su vida profesional crece a costa del abandono de la vida familiar.

¿Qué está pasando realmente?

A pesar de que fueron muchas las empresas que se lanzaron a la promoción de las medidas para el logro de la igualdad de género, comienza a ser frecuente un modelo de política empresarial que presiona a la mujer para que renuncie o retrase el momento de tener hijos.

Las corrientes que el liberalismo propone están dejando de lado la conciliación justo porque predomina una visión donde somos exactamente iguales que los hombres, ejercemos nuestra profesión con los mismos parámetros y en consecuencia no existe ninguna diferencia de valor en el modo de trabajar.

Sólo encontramos una dificultad real: la maternidad. De hecho, muchas firmas ofrecen ya diversas técnicas, como el pago de la congelación de óvulos a sus empleadas, lo que al final se convierte en una medida de presión para las que no quieran acogerse a estas "ofertas", siendo obligadas a elegir entre ser madres o mantener su puesto de trabajo. 

El principal obstáculo es que las medidas de conciliación -a través de un discurso igualitarista que pretende equiparar a la mujer con el hombre desde una visión masculinizante de la sociedad- sólo se dirigen a la mujer, o casi exclusivamente a ella, con una conciencia clara y distinta que la señalan como única responsable de la crianza de la prole

  • 1
  • 2
Tags:
economíafamiliamujertrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.