Aleteia

​Papa Francisco: Oremos intensamente por los cristianos perseguidos

© CTV
Papa
Comparte

En el “Regina Coeli” del Lunes de Pascua, el Papa lanza un nuevo llamamiento a ayudar a los numerosos “mártires de hoy”

El Papa Francisco lanzó un nuevo llamamiento a ayudar y proteger a los cristianos perseguidos y volvió a pedir a la comunidad internacional que no mire a otro lado, este Lunes de Pascua, 6 de abril, al rezar la oración mariana del Regina Coeli en el Vaticano.
 
“Debe continuar por parte de todos el camino espiritual de oración, oración intensa, de participación concreta, de ayuda tangible en defensa y protección de nuestros hermanos y hermanas perseguidos, exiliados, asesinados, decapitados por el solo hecho de ser cristianos”, dijo.
 
“Ellos son nuestros mártires de hoy… ¡y hay tantos! –recordó-. Podemos decir que son más numerosos que en los primeros siglos”.
 
El Papa auspició “que la comunidad internacional no asista muda e inerte frente a tan inaceptable crimen que constituye una preocupante deriva de los derechos humanos más elementales; auspicio vivamente que la comunidad internacional no mire hacia otra parte”.
 
Cada día un fragmento de la Resurrección
 
Por otra parte, Francisco deseó a los cristianos que la semana pascual que la liturgia como un único día transcurra “en la alegría y la serenidad” y aconsejó “leer cada día un fragmento del Evangelio en el que se habla del acontecimiento de la resurrección”.
 
En su alocución previa a la oración que durante el tiempo pascual sustituye al Ángelus, el Papa se refirió a lo que relata hoy el Evangelio y explicó que “Galilea es la periferia donde Jesús había iniciado su predicación”.
 
Y destacó que allí extenderá el Evangelio de la resurrección para que sea anunciado a todos, que podrán encontrarle a Él “presente y operante en la historia”.
 
“Él está hoy con nosotros aquí en la plaza –aseguró ante numerosos peregrinos llegados a San Pedro desde diversos lugares-. Este es el anuncio que la Iglesia repite desde el primer día: Cristo ha resucitado. Y en Él por el bautismo, aunque no hemos resucitado, hemos pasado de la muerte a la vida, de la esclavitud del pecado a la libertad del amor. Esta es la buena noticia que estamos llamados a llevar a los demás”.
 
“La fe en la resurrección de Jesús es la esperanza que Él nos ha traído –prosiguió-, el don más bello que el cristiano debe y puede ofrecer a los hermanos., a todos y a cada uno”.
 
El Papa pidió no dejar de repetir que Cristo ha resucitado y animó a los peregrinos a repetirlo varias veces con él, y pidió repetirlo “con las palabras pero sobre todo con el testimonio de nuestra vida”.
 
“La alegre noticia de la resurrección debería transparentarse en nuestro rostro, en nuestros sentimientos y también en el modo como tratamos a los demás”, dijo, y añadió que esa noticia se comparte cuando sabemos sufrir con quien sufre, llorar con quien llora y cuando explicamos nuestra experiencia de fe a quien está en búsqueda de la felicidad.
 
“Con nuestro testimonio, con nuestra vida, digamos: Jesús ha resucitado –animó-: con toda el alma”.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.