Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 01 diciembre |
San Andrés
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Viernes Santo: Cristo sangra aún con la muerte de los 21 cristianos cóptos por el ISIS

Ogni 11 minuti un cristiano muore per fede – es

© Mohammed ABED / AFP

Ary Waldir Ramos Díaz - Aleteia Team - publicado el 03/04/15

La Pasión de Jesús recuerda a los cristianos perseguidos y la comunidad internacional se lava las manos como Pilatos

El Papa Francisco ha presidido este Viernes Santo, 03 de abril, en la Basílica Vaticana la celebración de la Pasión del Señor, cuando la Iglesia recuerda la muerte en la Cruz del hijo de Dios. 

Los verdaderos mártires de Cristo no mueren con los puños cerrados, sino con las manos unidas”, dijo el predicador de la Casa Pontificia, padre Raniero Cantalamessa, durante la homilía encomendada por el Pontífice

El predicador del Papa ha comentando conmovido la Pasión, diciendo que Jesús perdonó a sus carnífices y sigue sangrando en las heridas de todos los inocentes del mundo; hombres y mujeres, especialmente niños.

“Es Dios quien a los 21 cristianos cóptos asesinados por el ISIS en Libia el 22 de febrero pasado, les ha dado la fuerza de morir bajo los golpes, murmurando el nombre de Jesús”, recordó teniendo como referencia el proceso de Jesús frente a Pilato.  

Decían solamente: ‘Jesús, ayúdame’. Fueron asesinados por el solo hecho de ser cristianos", dijo el Papa al día siguiente de la masacre hecha por los yihadistas del autoproclamado Estado Islámico. "La sangre de nuestros hermanos cristianos es un testimonio que grita”, lamentó. 

Leer también: ¿Quiénes son los cristianos coptos y por qué 21 de ellos fueron degollados cobardemente?

Mientras ayer, 147 jóvenes cristianos han sido decapitados y martirizados en Kenia por fundamentalistas, al mismo tiempo que el Papa Francisco ha condenado tanta barbarie este 02 de abril a través de un mensaje de cercanía y pésame para las familias de las víctimas. (Los 21 mártires coptos, abajo en el cuadro del joven pintor egipcio Wael Mories). 

¡Aquí hoy, el Cristo sangrante!

“Cristo agoniza hasta el final del mundo: no hay que dormir durante este tiempo”, dijo padre Cantalamessa, citando al filósofo Blaise Pascal.

Jesús agoniza hasta el final del mundo en cada hombre y mujer sometido a sus mismos tormentos. ‘¡Lo habéis hecho a mí!’ (Mt, 25, 40): esta palabra suya, no la ha dicho solo por los que creen en Él; la ha dicho por cada hombre y mujer hambriento, desnudo, maltratado, encarcelado”, rememora el predicador de la Casa pontíficia.

Así ha pedido de no ‘pensar en categorías’ del dolor.  “Pensamos más bien en el sufrimiento de los individuos, en las personas con un nombre y una identidad precisa”, constató.

Los perseguidos, pisoteados y desterrados por su fe

En la homilía emerge la imagen actual de los cristianos perseguidos y el dolor de las minorías étnicas y religiosas; maltratadas, desplazadas, exterminadas en varios países: Siria, Irak, Nigeria, Kenia y en varias regiones: Oriente Medio y África.

“¡Cuántos “Ecce homo” en el mundo! ¡Dios mío, cuántos “Ecce homo”! – continuó el predicador – Cuántos prisioneros que se encuentran en las mismas condiciones de Jesús en el pretorio de Pilato: solos, esposados, torturados, a merced de militares ásperos y llenos de odios, que se abandonan a todo tipo de crueldad física y psicológica, divirtiéndose al ver sufrir. “¡No hay que dormir, no hay que dejarles solos!”.

La comunidad internacional se lava las manos como Pilatos
En la homilía – Cantalamessa explica que la exclamación “¡Ecce homo!” no se aplica solo a las víctimas, sino también a los verdugos. Entretanto, denunció la “

inquietante indiferencia de las instituciones mundiales y de la opinión pública frente” al derramamiento del sangre inocente. “Corremos el riesgo de ser todos, instituciones y personas del mundo occidental, el Pilato que se lava las manos”.

Palabras, en referencia con los ataques repetidos del ISIS y de Boko Haram y del fundamentalismo contra poblaciones inermes y el silencio de la comunidad internacional. “Una violencia inaudita” denunciada por el Papa Francisco en varias homilias y discursos.


El perdón, la victoria definitiva del bien sobre el mal

El ejemplo de Cristo en la Pasión “propone a los discípulos una generosidad infinita. Perdonar con su misma grandeza", evocó. Al mismo tiempo que esto implica hacer el bien a los enemigos. Así, “la victoria definitiva del bien sobre el mal" está representada "sobre la cruz de Cristo”.

“Jesús le ha ganado a la violencia no oponiendo a esa una violencia más grande, pero sufriéndola y poniendo al desnudo toda su injusticia y su inutilidad”.

Asimismo, sostuvo que “el problema de la violencia nos acecha, nos escandaliza, hoy que esta ha inventado formas nuevas y horribles de crueldad y de barbarie”.

El predicador propuso que el verdadero “Discurso de la montaña” que ha cambiado el mundo no es entretanto el que Jesús pronunció un día en una colina de Galilea, sino aquel que proclama ahora, silenciosamente desde la cruz". Es decir, "un ¡no! a la violencia, oponiendo a ella no simplemente la no-violencia, sino aún más el perdón, la mansedumbre y el amor”.

Por último, el Predicador de la Casa Pontificia ha pedido al “Señor Jesucristo” por “nuestros hermanos en la fe perseguidos, y por todos los Ecce homo que hay en este momento en la faz de la tierra, cristianos y no cristianos”.

Y luego añadió: “ayúdanos a vencer el mal con el bien, no solo en el escenario grande del mundo, sino también en la vida cotidiana, dentro de las mismas paredes de nuestra casa”.

Después de la homilía, la liturgia de la Pasión ha continuado con la Oración Universal y la adoración de la Santa Cruz y se ha concluido con la Comunión.

El Viernes Santo 

Durante el Viernes Santo no se celebra la Eucaristía y las campanas no suenan en señal de luto por la mortificación del inocente, Cristo. Es el día que recuerda la muerte en la Cruz de Jesús, que antecede el arresto, la flagelación, la penitencia y la crucifixión.

Esta celebración tiene lugar en el segundo día del llamado Triduo Pascual. En este sentido, el Viernes Santo es el día que precede a la Pascua y que para los cristianos representa la Resurrección de Jesucristo después del Vía Crucis.

Las procesiones se repiten desde el amanecer hasta la madrugada en todas partes del mundo. Especialmente recordadas las manifestaciones populares que representan teatralmente la Pasión en los pueblos y ciudades en América Latina y España.

Tags:
jesucristopapa franciscopasión de Cristo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.