¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Lunes Santo Ciclo B

© Jonas Ahrentorp
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura esta Semana Santa

LECTIO DIVINA 
LUNES SANTO CICLO B

 
Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo, queremos orar con la Palabra Santa que Tú Inspiraste.
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén
 

TEXTO BIBLICO: Juan 12, 1-11
«A mí no siempre me tendrán»

   
12,1: Seis días antes de la Pascua Jesús fue a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. 12,2: Le ofrecieron un banquete. Marta servía y Lázaro era uno de los comensales. 12,3: María tomó una libra de perfume de nardo puro, muy costoso, ungió con él los pies a Jesús y se los enjugó con los cabellos. La casa se llenó del olor del perfume.
  12,4: Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo iba a entregar, dijo:
  12,5: —¿Por qué no han vendido ese perfume en trescientas monedas para repartirlas a los pobres? 12,6: Lo decía no porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón; y, como llevaba la bolsa, robaba de lo que ponían en ella.
  12,7: Jesús contestó:
   —Déjala que lo guarde para el día de mi sepultura. 12,8: A los pobres los tendrán siempre entre ustedes, pero a mí no siempre me tendrán.
  12,9: Un gran gentío de judíos supo que estaba allí y acudieron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. 12,10: Los sumos sacerdotes habían decidido dar muerte también a Lázaro, 12,11: porque por su causa muchos judíos iban y creían en Jesús.
 
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO
 

 

LECTURA: ¿Qué dice el texto?

 

             La cercanía de la “hora” del Señor, como leíamos en las lecturas del evangelio de la semana pasada, nos mostraban el creciente rechazo, y las distintas situaciones de conflicto entre los Judíos y Jesús, a quien buscaban la forma de ponerlo a prueba, para condenarlo.
            Es por esta situación de “intranquilidad”, que Jesús se dirige a Betania a buscar por un último momento la calidez del hogar de sus amigos Lázaro, María, y Marta, si bien sabía que el momento para el que había sido destinado estaba pronto. Betania era para Jesús la casa del encuentro, lugar de oración y fraternidad.
Allí lo acogen con cariño, y con la mayor hospitalidad que podamos imaginar, recordemos que días antes, es allí donde resucito a Lázaro, por lo tanto él y sus hermanas estaban en una situación de infinita gratitud y de amor hacía Jesús, quien además era su amigo.
En medio de una cena en casa de estos, María tomo un perfume de nardo puro, este era de gran valor, y lo ungió sobre los pies de Jesús, mientras que con sus cabellos los secaba, y el perfume iba impregnando en el hogar. Allí presente esta Judas Iscariote, que observando la situación, alza una critica por el “inútil” derrabe del perfume, y sugiriendo que su valor podría ser donado a pobres. El valor era cercano a 300 denarios, es decir el monto que significaría trabajar un año. Judas no tenía ningún interés en los pobres, sino que era el encargado de la bolsa común, y de allí robaba lo que en ella se ponía.
Es interesante que Jesús en contraposición a Judas, aprueba el gesto de María, interpretándolo como un homenaje anticipado a su cuerpo puesto en el sepulcro, ya que según a tradición era común ungir el cuerpo del difunto con perfumes, en este caso María lo hace de forma anticipada, si bien lo tenía guardado para su sepultura.
Es importante esto ultimo, la unción de María a Jesús es anticipada, porque el cuerpo de Jesús no tendría entierro, su muerte sería por crucifixión, por lo que no podría ser ungido. Esto es tambien un contundente mensaje sobre las realidades ultimas de Jesús en su Pasión, muerte y en su gloriosa resurrección.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.