¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué detienen obligatoriamente a personas vulnerables?

AP
Comparte

Ayer varios obispos estadounidenses visitaron un centro de detención de inmigrantes en Texas

Una delegación de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) visitó ayer viernes 27 de marzo el centro de detención para familias inmigrantes en Dilley, Texas (situado al sur de la ciudad de San Antonio), para conocer más acerca de su situación.

Tras conocer el modo como son internados los migrantes, los obispos estadounidenses pidieron al gobierno de ese país que cierre este tipo de centros.

"Después de esta visita, mi pregunta principal es: ¿por qué? ¿Por qué se sienten obligados a poner en detención a estos individuos vulnerables, madres jóvenes y traumatizadas que con sus niños han huido de la persecución en sus países de origen?", dijo a la salida del centro el arzobispo de San Antonio, monseñor Gustavo García-Siller.

Junto al arzobispo de San Antonio, cuya arquidiócesis cubre la zona de Dilley, visitaron el centro de detención el obispo auxiliar de Seattle (Washington) y presidente del Comité sobre Migración de la USCCB, Eusebio Elizondo; y el obispo de Laredo (Texas), James Tamayo. Se unieron a la visita los obispos luteranos Michael Rinehart y Julian Gordy. 

Dilley, con capacidad para 2.400 personas, es uno de los cuatro centros de detención para familias con los que cuenta Estados Unidos y que gestiona el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). 

Los otros están ubicados en Karnes City (Texas), Artesia (Nuevo México) y Leesport (Pensilvania) y en su plena capacidad pueden albergar a cerca de 4.000 inmigrantes indocumentados.

"Nuestra política de detención familiar es vergonzosa y ruego a los funcionarios electos a que le pongan fin", afirmó monseñor García-Siller, al agregar que el "carácter moral de una sociedad se juzga por cómo trata a los más vulnerables".

Los obispos constataron una grave falta a la libertad a la que están sometidas las familias detenidas en ese centro –como reflejo de los otros tres—y constataron cómo son presionadas las madres de familia para que acepten ser deportadas “voluntariamente”.

Los obispos católicos se han unido a muchas otras voces de dentro y de fuera de Estados Unidos para exigir al gobierno de Barack Obama el cierre de estos centros como el de Dilley.

Muchas son las voces que han pedido al Gobierno el cierre de los centros de detención para familias y el fin de esa práctica; sin embargo, han sido los obispos estadounidenses los que, principalmente, han abogado por una reforma migratoria integral y por la reunificación de las familias de los migrantes.

Esta visita forma parte del compromiso que la USCCB está haciendo en el Congreso sobre el tema de la inmigración, “y nos ayudará a hacer propuestas al Congreso, en parte debido a que varios obispos ya han dado sus testimonios en el pasado”, dijo Norma Montenegro Flyn, portavoz de la USCCB.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.