¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Final de la vida: ¿Qué es el encarnizamiento terapéutico?

© Public Domain
Comparte

El profesor Massimo Gandolfini responde

Esta semana hablamos de encarnizamiento terapéutico: término muy utilizado y aparentemente de fácil comprensión.

Gracias al prof. Massimo Gandolfini, neurocirujano y bioeticista que estas semanas nos explica algunas palabras vinculadas al “fin de la vida”, podemos entender mejor cuándo efectivamente el uso de este término es correcto y cuándo en cambio es necesario hablar de “insistencia terapéutica”.

Gandolfini. Definimos “encarnizamiento terapéutico”: obstinación en los tratamientos de los que no se puede fundamentalmente esperar un beneficio para la salud del enfermo e/o un significativo mejoramiento de su calidad de vida.

El término “encarnizamiento terapéutico” es utilizado sólo en Italia y España. En el mundo anglosajón se usa el “principio de futilidad”: un determinado tratamiento terapéutico es útil/fútil respecto al objetivo que se quiere alcanzar.

Obviamente, para emitir o no un juicio de encarnizamiento terapéutico es necesario establecer un criterio de juicio: se habla de criterio de proporcionalidad del tratamiento.

En base a esto, un tratamiento terapéutico puede ser proporcionado/desproporcionado y – en consecuencia – constituir encarnizamiento terapéutico en el caso que sea evidentemente desproporcionado.

Los criterios de valoración de la proporcionalidad son esencialmente dos:

  1. La científicamente documentada eficacia/ineficacia clínica (valoración técnica a cargo del médico.
  2. La “gravedad”, física y existencial, del tratamiento para el paciente, los familiares y la sociedad.

Es evidente que el criterio de valoración en el punto 2 es de extrema “delicadeza” bioética, sobretodo en orden a la “gravedad social”.

Se trata de responder – según la ciencia y la conciencia – a la siguiente pregunta: “En un régimen de recursos económicos limitados que imponen una racionalización cuidadosa del gasto sanitario, ¿cuán lícito es emplear recursos para el tratamiento de ese único, particular paciente afligido por una patología no curable?”.

Se trata – en buena medida – de poner sobre la balanza dos aspectos: el beneficio que el paciente puede obtener, y el costo económico social que esa opción comporta (sustrayendo recursos de otras voces del capítulo de gasto del sistema sanitario).

También – pero no sólo – por esta razón es necesario formular otro principio a considerar: el principio de INSISTENCIA TERAPÉUTICA (muy a menudo confundido con el encarnizamiento terapéutico).

La insistencia terapéutica es la prolongación de las terapias y/o de los tratamientos de soporte vital, incluso a largo plazo, frente a situaciones clínicas con una prognosis no previsibles.

Actualmente sabemos que son muchas las patologías que tienen una prognosis poco previsible, basta pensar en las enfermedades neurodegenerativas (SLA, Esclerosis Múltiple, Alzheimer, Parkinson, Estado Vegetal), en que la prognosis de supervivencia puede variar de unos pocos meses a muchos años, con condiciones de discapacidad muy variables de un caso al otro.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.