Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconDesde Roma
line break icon

Los caminos de liberación que propone el Papa Francisco

Marko Vombergar

Tierras de América - publicado el 27/03/15

Las palabras y gestos de Francisco que concretan la Iglesia pobre para los pobres que él desea

En el radiomensaje del 11 de septiembre de 1962, que precedía la apertura del Concilio Vaticano II, san Juan XXIII afirmó que “la Iglesia se presenta como es y como quiere ser, como Iglesia de todos, especialmente como la Iglesia de los pobres”.

En el texto conciliar de la Constitución Lumen Gentium, n. 8, se lee que “Cristo fue enviado por el Padre a evangelizar a los pobres y levantar a los oprimidos (Lc. 4, 18)”, de modo que la Iglesia “reconoce en los pobres y en los que sufren la imagen de su Fundador pobre y paciente”.

Y por último, al finalizar el Concilio, un nutrido grupo de padres conciliares firmó un documento llamado Pacto de las Catacumbas (porque se hizo junto a las catacumbas de Domitila en Roma), que fue una propuesta a la Iglesia y un compromiso personal de los firmantes respecto a un testimonio de pobreza.

Sin embargo, esta connotación esencial de la autoconciencia eclesial no tuvo mayor desarrollo y sistematización en los documentos conciliares. La Europa del “boom” económico tenía un peso determinante por entonces.

De la elaboración de los textos conciliares, donde las contribuciones latinoamericanas fueron más bien escasas, se pasó luego a su actuación en América Latina, y en ese momento no pudieron dejar de plantearse en forma acuciante algunas preguntas.

¿Cómo proceder a la renovación de la Iglesia y de su misión en un continente de grandes mayorías de pobres que expresan su fidelidad a Dios mediante su religiosidad popular? ¿Cómo hablar de Dios para el arraigo de la fe, una viva esperanza y el testimonio de la caridad a esa multitud de pobres que reconocen a la Iglesia como su morada?

El amor preferencial por los pobres ha sido una importantísima contribución de la Iglesia latinoamericana a toda la catolicidad, retomando de las fuentes evangélicas y de la gran Tradición católica esa connotación fundamental y determinante del ser Iglesia.

En la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, n.48, el Papa Francisco cita al Papa Benedicto XVI recordando que “los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio”.

Es una opción por los pobres –recuerda Francisco, citando nuevamente al Papa Benedicto en su discurso inaugural de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida (13 de mayo de 2007)– que “está implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros, enriqueciéndonos con su pobreza”.

Y cita también a san Juan Pablo II cuando afirma, en la Encíclica Sollecitudo Rei Socialis, n. 42, que ese amor preferencial por los pobres es una “forma especial de primacía en el ejercicio de la caridad cristiana, de la cual da testimonio toda la Tradición de la Iglesia”.

No hay mayor y mejor desarrollo teológico de esta “opción por los pobres” en el magisterio de la Iglesia actual que en el documento de Aparecida y en la Evangelii Gaudium, unidos por vasos comunicantes.

Esta inspiración providencial tuvo que pasar por fases de arduo debate y cuidadoso juicio en la historia tumultuosa y fecunda de la Iglesia latinoamericana en tiempos pos-conciliares.

Se fue dejando atrás una visión meramente asistencialista que no tenía suficientemente en cuenta los factores estructurales causantes de la pobreza, así como una visión ideológica caracterizada por la hermenéutica de la lucha de clases.

Ese amor privilegiado fue llamado a abrazar no sólo a los que carecían de pan, trabajo, vivienda o salud, sino también a todos los que sufren en su cuerpo y en su espíritu, a todos los que son privados de su dignidad humana, a todos los que llevan en su propia carne, coparticipándolas, las “llagas” del Señor.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Tags:
papa franciscopobreza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.