Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 enero |
San Fulgencio
home iconEstilo de vida
line break icon

¿La soledad es mala?

© Bert Kaufmann

Enrique Anrubia - publicado el 27/03/15

Ahí está Él, callado y reservado, esperando a que uno, en su soledad, diga algo

El mundo se debate entre una soledad tildada de egoísmo y un asociacionismo aborregado. Quizás cabe entender la soledad desde otro punto de vista.

Siempre enigmática la frase “no es bueno que el hombre esté solo”, siempre la primera aparente rectificación divina de Dios que explicita que, efectivamente, hubo un momento en la historia de la humanidad que el hombre estuvo solo, y lo estuvo de verdad y lo estuvo antes del primer pecado y de su primer mal.

Quizás da igual si ahora fue él o ella, si fue mujer o varón.

Quizás sea bueno estar con un semejante, pero hubo un momento en la historia del Bien Absoluto que el hombre estuvo solo. Y existió una soledad que nadie culpabilizó, ni la llamó “egoísmo individualista” ni causó extrañeza.

Demasiadas veces se ve a la gente ampararse en una compañía y en creer que actúa y piensa por sí misma. Se ve repetir ideas, frases, acciones y hechos que incluso tienen cierta maldad: grupos que hacen ocultar -sin darse cuenta ni ellos-, que impiden la verdadera y buena soledad.

Te dicen: “pensarás y actuarás por ti mismo”. Te lo dicen seriamente y convencidos de corazón: “aquí, tú serás tú”, y ya está hecha, con esta añagaza, la treta en la que uno se cree uno, haciendo lo mismo que los demás aunque en su modalidad propia.

Y es que un grupo da mucha seguridad, y relaciones, y trabajo, y actividades, y una lista de teléfonos a los que llamar para hablar de cosas serias e importantes y de cosas banales e intranscendentes. Siempre que pienso en esto recuerdo aquella frase de mi viejo profesor: “es un ocultamiento que se oculta a sí mismo”.

Un grupo a veces te hace creer que piensas y actúas por ti mismo sin hacerlo, algo que se oculta y que incluso oculta que se ha ocultado.

Fácil de detectar si es así: si uno lo ve razonable, que se vaya del grupo, y que observe quién no le deja, no ahora, en años, no cuando te acogen si vuelves, sino cuando no estás. Fácil de detectar si es así: las respuestas y las acciones son previsibles. Más exactamente: las respuestas y las acciones son anticipadas a las preguntas y los problemas. “Tenemos ya, aquí y ahora” la respuesta. No voy a hablar más del tema, da para más y ahora no es el caso.

Pero como contraste sirve para algo: hay una soledad propia del hombre. Se ve en raras ocasiones y en poca gente y de esa poca gente en pocas situaciones. Esposos que saben que hay un punto inviolable de soledad en toda relación: con sus cónyuges, con sus hijos, con lo más íntimo y cercano y carnal que tienen.

Lo confiesan y lo dicen en voz baja, en una esquina, contigo, en un día paseando o ante un café o tras un cine. Y lo dicen sin angustia, pero aun y todavía con la tristeza de no haber descubierto del todo la soledad del Bien Absoluto, del misterio de la Vida.

Porque intuyen que el “misterio del grupo o de la compañía” no es el asunto y que da de sí lo que da de sí (que algo da, sinceramente), y que llega donde llega. Ellos, con sus preguntas inquietas y esa experiencia aún sin nombre, son los verdaderos poetas del vivir, aunque no escriban libros y versos, los verdaderos intelectuales que hacen de la idea carne y de la vida una seriedad alegre y comprometida.

Todos tenemos amigos que saben que ni los amigos llegan, ni son, ni están: años de amistad que en momentos de profundísima real realidad se tornan vaporosas, pero no por su falsedad, sino porque no están hechas para eso.

¿Qué diálogo esperar de alguien que no puede darte una respuesta?, ¿qué diálogo hay en aquello que la respuesta soy yo, eres tú?

Pero no nos equivoquemos: esto no es un subjetivismo exagerado, un egoísmo absurdo e hilarante (que además nadie vive, aunque los moralistas –muchos católicos de grupo y otros muchos no católicos de otros grupos- no se cansan de describir). Esto es, más bien, la honda vida del yo que en verdad está en toda epidermis y que poca gente se atreve a tocar

  • 1
  • 2
Tags:
almalaicossoledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.