Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¡Confía!

Carlos Padilla Esteban - publicado el 27/03/15

Aprender a ver lo positivo y lo valioso es un arte; la confianza, un don

¡Cuánto nos cuesta dejarnos hacer! Preferimos dominar nosotros nuestra vida, sin confiar demasiado en Dios, ni en los hombres. Nos falta confianza en esta vida en la que el futuro siempre es tan incierto. La confianza tiene que ver con la seguridad que tenemos en nosotros mismos, en nuestras propias capacidades.

Pero esa confianza o la perdemos o la afianzamos ya en nuestra infancia y juventud. Aunque de nada nos sirve averiguar quién fue el culpable, el que causó nuestra actual desconfianza. No es tan necesario bucear en el pasado buscando responsables. Lo importante es reconstruir nuestra vida, cimentar a partir de lo que somos.

Dios nos ama y nos lo muestra, aunque no lo percibamos. Pronunciamos entonces el Fiat y dejamos actuar a Dios. Queremos recuperar esa confianza perdida. Cuando estamos anclados en Dios, entonces recibimos la certeza de conseguir lo que anhela el corazón, aunque el desafío supere siempre nuestras capacidades.

Cuando esperamos en Dios, en su poder, todo es posible, porque Dios es capaz de lo imposible. Esperar en el poder de Dios le da sentido a nuestra vida, ya que nuestras fuerzas son limitadas. Nosotros lo damos todo y confiamos en que Dios logrará lo que nosotros no podemos.

Eso sí, Dios nos pide siempre que lo demos todo como hizo María. Porque, cuando nos guardamos y somos egoístas mirando con miedo y agobio el futuro, nos encogemos y no logramos nada.

Aunque es cierto que amar con toda el alma asusta. Es abrir las puertas del corazón, renunciar, dar, recibir, entregar. Es un riesgo. El mismo riesgo que asumió María sobre sus débiles hombros. Se dejó hacer y confió.

Por eso, cuando, siguiendo su ejemplo, anclamos el corazón, el camino es más sencillo. Aunque es verdad que vivir a fondo implica siempre un riesgo. Vivir es arriesgado. Lo damos todo y tal vez podemos perderlo todo.

Hoy nos preguntamos: ¿Cómo es nuestra forma de vivir? Si alguien mira nuestra vida, nuestra forma de relacionarnos, de divertirnos, de trabajar, de saludar, de escuchar. ¿Qué ve? ¿Nos ve arraigados en lo más profundo, seguros, tranquilos, confiados como María?

Si alguien mira nuestra forma de tomarnos las contrariedades, de convivir, de disfrutar la vida, de sufrir, ¿verá algo distinto a lo que ve en todas partes?

Quisiéramos vivir como vivió María, de forma intensa y generosa, confiados, llenos de esperanza. Porque María vivió segura, anclada en el Padre con el que conversaba en el silencio. Segura de ese amor incondicional que la sostenía. Tranquila en la confianza que su Padre había puesto en su corazón.

La confianza en Dios y en los hombres es un don, una gracia que tenemos que pedir todos los días. Porque corremos el riesgo de volvernos desconfiados con el paso de los años. Perdemos la ingenuidad y la inocencia ante la vida. Las personas dejan de parecernos naturalmente buenas y pasan a ser sospechosas, imprevisibles, impuras. Hemos sufrido el engaño y la decepción.

Suele ser así con la vida. Amamos y no siempre recibimos amor. Confiamos y no siempre nos responden con confianza. Con el paso de los años, cuando teóricamente nos volvemos más maduros, a lo mejor simplemente nos volvemos viejos, más duros, más secos y ya nada nos da confianza.

¡Qué importante es aprender a confiar en las personas! Aunque nos fallen y no lo hagan todo tal como nosotros lo haríamos. Sin perder la juventud del alma cuando sus errores nos desesperen. Decía el Padre José Kentenich: « ¿Qué significa comprender? Significa creer en la misión del otro y creer en lo bueno del otro»[1].

No queremos ser desconfiados, porque poder confiar es una gracia que anhelamos. Es creer que el otro tiene un don



especial, una misión importante. Es volver a dejar en manos del que me ha fallado una responsabilidad. Es creer que, en medio de sus caídas, es digno de nuestra confianza. Es ver más allá de su debilidad y de sus miserias.

Como añade el Padre Kentenich, confiar es «mantener la fe en lo bueno que hay en el ser humano. A pesar de las decepciones sufridas, a pesar de los errores, a pesar de las duras luchas. Que no haya nada que socave la fe en lo bueno del ser humano. Por experiencia sabemos que cuando alguien dice o da a entender: -No creo más en ti. Todo en él se bloquea»[2]. Y cuando escuchamos en nuestro interior: «Creo en ti». Entonces todo cambia.

Tenemos una fuerza que nos lanza a la vida. Que nos capacita para amar y entregarnos. Parece sencillo y no lo es. Nos cuesta confiar en las personas a las que queremos cuando nos han fallado.

La confianza es una gracia que se conquista durante largo tiempo y se puede perder en un solo instante. Es algo sagrado que se rompe y no tiene fácil arreglo. Por eso es tan importante cuidar nuestra mirada, aprender a ver siempre la vida en color, no en blanco y negro, para no perder la alegría, para no llenarnos de amargura. Porque podemos ver sólo lo negativo.

Como decía el Padre Kentenich: «Es un arte superar en nosotros el escarabajo estercolero y cultivar la abeja»[3]. El escarabajo vive de lo malo, de las miserias, se alimenta de la porquería que hay en el mundo. Mientras tanto, la abeja, va de flor en flor y saca lo más dulce, lo bueno, lo positivo, lo mejor. No repara en lo sucio, en lo que no vale, en lo que estorba.

Es un arte aprender a vivir así. Se trata de ver lo positivo y lo valioso del otro, antes de quedarnos sólo en lo negativo, en lo que no nos gusta y nos molesta.


[1] H. King,
Textos pedagógicos, J. Kentenich, 219

[2] J. Kentenich,
Kentenich Reader, Tomo III

[3] H. King,
Textos pedagógicos, J. Kentenich, 215

Tags:
alegriafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.