Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Oscar Arnulfo Romero, era mi hermano

© TERRE D'AMERICA

Terre D'America - publicado el 23/03/15

Recuerdo que una vez me descubrió con olor a cerveza, me gritó: “Mirá, venís bebido.
¡Así no vengás aquí! ¡Así no te quiero ver aquí! ¡Vas a agarrar vicio!” Yo también fumaba, y a él eso tampoco le gustaba.
“¡Venís hediondo a cigarro!”, me decía.

¿Hay algo
de todo lo que se ha dicho y escrito sobre Monseñor Romero que le moleste en especial?

De él siempre se decía que era comunista, que apoyaba la guerrilla… Y él no era para nada político, detestaba todo eso.

Alguna vez yo le preguntaba si había visto las noticias, y él me decía: mira, aquí no vengás a hablar de esas cosas.

Ni siquiera cuando ya era arzobispo…

No, él siempre tuvo claro que no quería mezclar la Iglesia con la política. Y unos le decían que estaba solo al lado de los ricos, y otros que solo al lado de los pobres.

Cuando la guerra estaba en su más grande apogeo, a su oficina en el seminario San José de la Montaña llegaban a pedirle ayuda los ricos y también los guerrilleros, incluso a pedirle hospedaje, y a nadie le decía que no.

Luego regresaremos a sus años como arzobispo, pero nos interesa hablar sobre su tiempo como obispo de Santiago de María. ¿Qué tanto cree que influyeron en él esos dos años?

Poco antes de regresarse a San Salvador, él me dijo una vez que el tiempo más feliz de su carrera lo había pasado en Santiago de María, porque había convivido con los campesinos, con la gente humilde.

Él era excesivamente generoso, la moneda que le llegaba la regalaba a los necesitados, por eso se murió sin cinco centavos… Una vez, una familia le regaló unos buenos zapatos, de los más caros, y me dijo: “Mirá, ¿qué tal están estos zapatos?” Yo los veo bien, le dije, y me pidió que se los diera al jardinero.
¿Y por qué no me los regalas a mí?, le pregunté. “No, porque vos ya tenés, pero el jardinero anda descalzo”, me respondió.

Pero cosas así dicen que también las hacía antes de llegar a Santiago de María.

Sí, siempre lo hacía.

¿No cree, como aseguran algunos, que su hermano tuvo una especie de conversión en Santiago de María?

Bueno, allá él tuvo un contacto más directo con la pobreza extrema, conoció las condiciones de los cortadores de café…

Pero nunca se atrevió a reclamar a los terratenientes.

No, él se llevaba bien con los terratenientes, no los molestó. Él lo que procuraba era que los cortadores durmieran bajo techo, pero no se peleaba con los hacendados.

Es más, tuvo algunos amigos allí…

…pistudos

…cabal, bien pistudos.

De regreso a San Salvador, ya como arzobispo, ¿hablaron alguna vez sobre los jesuitas, sobre el padre Grande?

Él era su amigo.

Pero una vez me dijo: este Rutilio se está metiendo en líos, de repente lo van a…

¿Eso antes de que lo asesinaran?

Sí, porque Rutilio tenía, pues, ese movimiento que hasta se tomaban las tierras.

“Lo van a fregar”, me dijo, “y yo ya le aconsejé, pero bueno, él es así”.

Cuando mataron al padre Grande, su hermano ofició la famosa Misa única, en contra incluso del nuncio.

Mire, es que él tenía disciplina, pero también una cosa que poco se dice… ¡él tenía valor! Por no decir otra palabra…

¿Usted estuvo en Catedral metropolitana aquel día?

No, no fui.

Como les he dicho, ya trabajaba para ANTEL, para el gobierno, y estaba siendo vigilado.
Mi casa, en la colonia Montserrat
siempre la vigilaban para ver quién llegaba y todo eso.

¿Pero cómo vivió ese atrevimiento de su hermano? ¿Pensó que lo iba a meter en problemas?

A mí me quitaron del trabajo por ser su hermano.

Ese episodio Monseñor Romero lo mencionó en su diario, en junio de 1979.

Yo tenía un cargo muy bueno en ANTEL, de jefe.

Y de repente llegó la orden, recuerdo que fue un viernes: me pasaron a la portería, a trabajar de las 7 de la noche 7 de la mañana. Yo iba a preguntar el porqué, que qué había hecho, hasta pedí audiencia, pero nunca me la dieron.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
Tags:
monsenor romero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.