Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Oscar Arnulfo Romero, era mi hermano

© TERRE D'AMERICA

Terre D'America - publicado el 23/03/15

Estuvimos como tres o cuatro meses allí, para sustituir a un sacerdote español; el padre Abarca creo que se llamaba.
Al nomás llegar, Óscar empezó a trabajar: hizo doctrina para los niños, deportes para los jóvenes, charlas de conocimientos para los mayores… Pero monseñor Machado lo regresó a San Miguel para que trabajara como su secretario.
A los de Anamorós no les gustó mucho.

Usted trabajaba con él.

Yo lo ayudaba.

Nos íbamos a Nueva Esparta, a Polorós, a Concepción de Oriente… siempre en bestia.
Pasábamos en Anamorós, pero él era el cura de todos esos pueblos.

¿Siguieron juntos cuando lo enviaron a San Miguel?

Ahí nos separamos.

Me dijo que el trabajo allí iba a ser distinto, y me mandó a terminar la primaria al colegio de los maristas, siempre en San Miguel.

Usted terminó su primaria a mediados de los cuarenta.

¿Nunca tuvo vocación de sacerdote?

No.

¿Su hermano nunca se lo pidió?

Cómo no. Él vivía junto a otros padres en la iglesia de Santo Domingo.

Yo a veces almorzaba con ellos y recuerdo que le decían bromeando: “Mirá, decile a tu hermano que se haga cura”. Pero no… Mi hermano me preguntó si quería seguir estudiando, y yo para esa época tenía muy claro que me gustaba la radio, que en ese tiempo era toda una novedad.
Averiguate, me dijo, y supimos de una academia en San Salvador: la Academia Edison.
Él me sostuvo económicamente al principio, incluso vino a dejarme y me presentó al director.
Enseñaban radiotelegrafía, radiotécnica… Como les digo, toda una novedad, pero, como yo era telegrafista, tenía las bases.

Y en San Salvador se echó novia y se casó.

Así es, pero un tiempo después. Óscar nos casó en la iglesia del barrio Concepción, y bien casados, porque 50 años estuve con mi esposa, hasta que ella falleció… Ella era de Ahuachapán y tuvimos cuatro hijos.

Usted entonces tenía bien claro que lo suyo era las telecomunicaciones…

Perdónenme la expresión, pero yo era el número uno en la academia, y me empezaron a buscar para trabajar de los periódicos, porque todo lo que yo estudié servía para recibir las noticias internacionales.

¿Para qué periódicos trabajó?

Para El Diario de Hoy, para La Prensa Gráfica, para La Tribuna Libre.

Con ese dinero que empecé a ganar le dije a mi hermano que ya no me ayudara, porque ganaba para mantenerme.
Al terminar me dieron mi cartón, y me estaban esperando para trabajar en otro lado mucho mejor: en ANTEL.
Yo empecé como en 1948 y ahí me quedé hasta que me jubilé.

Usted en San Salvador, y su hermano, en San Miguel.

Supongo que no se vieron tanto en esos años.

Poco.
Yo llegaba algún sábado o un domingo, pero además él siempre tenía mucho trabajo por todo lo que organizó, como en Anamorós. No sé cómo le alcanzaba el tiempo: tenía una organización de vendedores de periódicos, otra de lustrabotas, otra de alcohólicos anónimos, de señoras de la caridad… Cuando lo iba a buscar, me decía: es que voy a una reunión. Te espero, le decía yo. Pero es que luego voy a otra reunión…

Monseñor Romero vino a San Salvador en 1967 y lo nombraron obispo en 1970.

¿Estuvo en aquella ceremonia oficiada por el padre Rutilio Grande?

Sí, fue en el gimnasio del Liceo Salvadoreño. Llegó hasta el presidente de la República, Fidel Sánchez Hernández. Había muchos invitados de saco y corbata, ministros… Cuelludos, jajaja, así que yo no estuve tan cerca de él. Sí recuerdo que vinieron muchos autobuses de Ciudad Barrios y de San Miguel, y que el gimnasio estaba llenísimo.

¿En esos años que él vivía en San Salvador se veían seguido?

Él a veces nos visitaba en la casa, o yo llegaba a buscarlo y nos íbamos al mar.

Cuando yo iba manejando, él casi siempre se ponía a componer sus discursos.

He escuchado que Monseñor Romero era una persona de trato difícil, enojado y muy exigente.

Él era serio y muy disciplinado, y quería que, y eso para mí quizá no era tan bueno, quería que los demás fueran igual a él. Recuerdo que allá en San Miguel pasó un medio lío, cuando él salió unos meses del país y, al regresar, vio que los otros padres de la iglesia de Santo Domingo habían puesto una mesa de billar, recibían visitas de muchachos y muchachas… A él no le gustó nada todo aquello y lo sacó todo.

¿Tuvo algún encontronazo con él?

Yo era joven y tenía mis amigos.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
Tags:
monsenor romero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.