Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Oscar Arnulfo Romero, era mi hermano

© TERRE D'AMERICA

Terre D'America - publicado el 23/03/15

Antes de morir, mi abuelo lo repartió y dio una parte a mi papá, su yerno, porque en asuntos familiares se arreglaban entre hombres; le dio como 60 manzanas.

¿Qué fue de ese terreno?

Lo perdimos por un señor llamado Claudio Portillo.

Era de los pistudos de Ciudad Barrios y se hizo compadre de mi papá: era el padrino de mi hermano Arnoldo.
Cuando mi papá ya estaba muy enfermo, pidió de palabra a Claudio Portillo que le administrara la finca, que se pagara con la cosecha, pero que le pasara siempre algún dinero a la familia, y así se hizo durante un tiempo.
En 1937 murió mi papá, y mi mamá quedó a cargo.
Ella se enfermó, tuvo un derrame y quedó paralítica del lado derecho y, como ya no podía trabajar, dependíamos de esos pagos.
Pero ese señor Portillo se fue a San Miguel, hizo un chanchullo con un abogado y ahí se acabó la finca.
Yo fui una vez a hablar con él, y me dijo que solo hablaría con Óscar, pero él estaba en Roma.
Cuando mi hermano vino, le comenté la situación y me dijo: “No, ¿para qué pelear por eso?” Yo creo que desde ahí comenzó a no tener apego a las cosas materiales.

Ha mencionado la estancia en Roma.

¿Habló con él alguna vez sobre ese viaje?

Sí, claro.
Estudió en el Pontificio Colegio Pío Latinoamericano y se ordenó como sacerdote en 1942.
Eran tres los que viajaron: él, monseñor Valladares y el padre Yánez. Tuvieron muchos problemas porque, estando ellos allí es que se agravó la Segunda Guerra Mundial, El Salvador declaró la guerra a Italia, y los retuvieron.
Alguna vez me contó que, para no perder tiempo, aprendió idiomas y pidió permiso al Vaticano para estudiar sus archivos.

Tengo entendido que, una vez logró salir de Italia, llegó en barco a la Cuba de Batista, y allí tuvo más problemas…

Lograron salir de Italia cuando investigaron que no eran espías ni nada de eso.

Y sí, llegaron a Cuba para hacer un trasbordo, pero los apresaron por la misma causa.
Los tuvieron en algo muy parecido a un campo de concentración. La alimentación era muy deficiente: monseñor Valladares se enfermó gravemente, y Óscar adelgazó muchísimo. De ahí salieron para México, llegaron a El Salvador, y recuerdo que a los días se le hizo una gran recepción en Ciudad Barrios.
¡Ah! Todo el pueblo dejó de trabajar para recibirlo.

¿Qué significaba en esa época tener un cura en la familia?

En ese tiempo el cien por ciento de la gente era católica, muy devota y yo diría que hasta fanática. Cuando él estuvo en Roma, siempre le preguntaban a mi mamá: ¿cuándo viene el padrecito?, ¿qué ha sabido del padrecito? Todo mundo estaba pendiente.

Más aún por haber sido ordenado en Roma, algo que estaba al alcance de pocos, ¿no?

Cabal.

Cuando se fue, hasta chambres surgieron de que teníamos mucho pisto, y que por eso lo habíamos mandado.

El regreso fue a finales de 1943, y usted para entonces tenía 14 añitos. Bien podría decirse que ahí empezó a conocer a su hermano.

Eso quería decirle.

No sé si por gracia de Dios o por un misterio que no he acabado de comprender, pero nosotros, además de hermanos, nos hicimos muy amigos.
En Ciudad Barrios se quedó unos cuantos días. Toda la gente llegaba a visitarlo a la casa, pero en las noches se quedaba platicando con la familia, contándonos.

¿De qué hablaba con su hermano?

Recuerdo que un día me dijo: “Mirá, y vos, ¿cómo estás?”. Bueno, le dije yo: “Hice el tercer grado y aprendí a utilizar el telégrafo, y ya estoy trabajando de mensajero”. Y me dijo: “¿Y así te pensás quedar?”. Me extrañó esa pregunta porque la profesión de telegrafista era muy solicitada.

“Vos tenés que terminar aunque sea tu primaria”, me dijo.
Le respondí que para eso había que ir a San Miguel y que no era tan sencillo, pero a los días él se fue a hablar con  monseñor Machado (Miguel Ángel Machado y Escobar obispo de San Miguel entre 1942 y 1968), y al regresar me dijo: “Me mandan para Anamorós, en La Unión, y yo quisiera que me acompañaras”. Yo renuncié al telégrafo y me fui con él.

La de Anamorós fue la primera parroquia que Monseñor tuvo a su cargo…

Un pueblo en el que no había agua, no había luz, no había carretera… Pero cuando supieron que íbamos, a saber cómo, un montón de ciudadanos llegaron a buscarnos en bestias y hubo también un gran recibimiento.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
Tags:
monsenor romero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.