¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Y si el cristianismo no hubiera existido? (I)

© geralt
Comparte

El cristianismo aportó a la sociedad del Imperio Romano unos vectores que cambiaron el mundo

¿Y si el cristianismo no hubiera existido? Hubiera quedado como una minúscula secta judía, los nazarenos, como tantas otras surgieron y desaparecieron. ¿Cómo sería nuestra cultura, la sociedad en la que vivimos? Este ejercicio de identificación y desarrollo de tendencias para construir escenarios tiene una utilidad limitada, pero importante, porque ayuda a pensar más allá de los tópicos, las inercias intelectuales, las ideas “zombi.
 
El cristianismo aportó a la sociedad del Imperio Romano (y más allá de sus límites territoriales pero en términos más modestos) unos vectores que cambiaron el mundo, y reforzó y transformó otros ya presentes en la cultura romana y griega. Apuntaré algunos, más como ejemplo que con pretensión de inventario.
 
La emergencia de la interioridad, y de ella la “otredad”, el valor y significación del otro. Demasiadas personas cultas ignoran la influencia decisiva de San Pablo y San Agustín en nuestra forma de pensar en uno mismo y en los demás, que surge del sentido del prójimo de los Evangelios de Jesús. En Taylor y su monumental Los Orígenes del Yo. Para Hegel, el cristianismo es “la religión perfecta” y radicalmente diferente a toda las demás.
 
La “des-deificación”del Estado, y la apertura a nuevos espacios sociales de libertad. Desde las corrientes ilustradas antirreligiosas, porque no todas lo fueron ni mucho menos, se presenta a la cristiandad como intolerante ante la convivencia religiosa del Imperio. Es una simplificación excesiva que deforma la realidad. Es como alabar al régimen chino porque controla las religiones como distracción útil al servicio del Estado totalitario.

Porque eso mismo hizo Roma: las religiones convivían como entretenimiento con un límite claro: el reconocimiento del dios-emperador, el poder del Estado en términos absolutos. Y ese fue el choque cristiano, y la razón de su proscripción durante siglos. El concepto de laicidad y la separación entre Iglesia y Estado. Ambas solo surgen en Occidente, porque ahí está la matriz cultural cristiana, las condiciones objetivas previas que lo hacen posible.
 
El amor solidario al desconocido necesitado, la parábola del samaritano
. Cuando el emperador Juliano intenta que el imperio vuelva atrás y retorne al paganismo, dicta detalladas instrucciones para que los templos imiten a los cristianos ayudando a los pobres, viudas, huérfanos e inmigrantes. Fracasó, claro, porque no era una “técnica”, ni una “estrategia”, sino un sentido de la vida.
 
La desacralización de la naturaleza, el paso previo que permitió el progreso científico (y otra vez Taylor y su La Era Secular es cita obligada). Con el cristianismo, el árbol, el estanque, el Sol y las estrellas se convirtieron en lo que son y dejaron de ser diosecillos, espíritus, brumas de la mente.
 
La trasmisión de la cultura greco romana. Se explica en términos exactos, pero incompletos, qué fue el Islam, quién trasmitió el legado filosófico griego a Europa. Esto es cierto, pero solo hasta el siglo XIII, porque a partir de esa fecha el Islam llega a la conclusión de que es incompatible con la Filosofía y acaba con ella.

El libro del sufí Algacel, La destrucción de los Filósofos, señala el fin. Pero a partir del siglo XIII es precisamente cuando en Europa empieza el fulgor del Renacimiento. Nuestras universidades son la mejor herencia y verificación histórica de ello.
 
El sentido de la historia como avance, como progreso, una categoría ausente del pensamiento helénico y propio de la concepción mesiánica del judaísmo, que el cristianismo aporta y seculariza, y que hoy nos parece un patrimonio político y, para ser más exactos, una idea propiedad de la izquierda. El marxismo es la traducción secular más ambiciosa de esta idea cristiana del sentido de la historia.

Artículo originalmente publicado por Forum Libertas

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.