¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Scorsese, haciendo de Van Gogh, en un film de Kurosawa

Comparte

¿necesitamos dar más detalles?

Algunos directores de cine están, como también tantos otros artistas visuales, movidos por la intención de hacer que lo pensado se haga patentemente visible.

Kurosawa es, quizá, una de las encarnaciones de esta pulsión. Habiendo sido él mismo, además, pintor, sus películas están hechas con una paleta viva y generosa, y sus últimos proyectos fueron, in crescendo, cada vez más –digámoslo así- plásticos, como haciendo, de la película, lienzo.

El largometraje al que pertenece este corto, Sueños, es uno de sus últimos filmes. Rodado en 1990, significó un alejamiento de sus clásicas narrativas épicas, en pos de una fragmentación de la historia en ocho breves viñetas, basadas en ocho sueños recurrentes del autor, que siguen –como los sueños- su propia lógica interna.

Este es el único episodio en toda la película que no se sucede en japonés: el marcado acento neoyorquino de Scorsese, quien da al estudiante que le visita una lección sobre la belleza natural, se suma a una breve, previa conversación en francés. De acuerdo al artículo publicado en inglés en Open Culture, algunos han querido ver en esta escena una confesión de parte de Kurosawa, quien habría visto en Scorsese a un maestro de la talla del pintor holandés.

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.