Aleteia

¿Ideas para la comida de Pascua? ¿Qué tal un menú bíblico?

© Diocesi di Padova
Comparte

Cada receta tiene que ver con un episodio de la Sagrada Escritura. Una idea de una diócesis italiana

¿Habías pensado alguna vez preparar un menú pascual a base de recetas bíblicas? El binomio entre Sagrada Escritura y cocina es muy intenso, y en él se basa el proyecto “Un attimo di pace” (Un momento de paz) promovido por la Pastoral de la comunicación de la diócesis de Padua (Italia), en colaboración con la Associazione Provinciale Pubblici Esercizi (APPE) local.
 
“Hemos descubierto que el itinerario de acercamiento que parte de la comida y lleva a la Sagrada Escritura – explica Marco Sanavio, responsable del proyecto – implica fuertemente a las personas, tanto en la fase de preparación, en la que se propone la relación entre cada plato y su pasaje bíblico, como en la de degustación, que se transforma en una ocasión para invitar a otras personas a casa”.
 
Con este espíritu, el equipo de “Un attimo di pace” sugiere cocinar un plato bíblico en Pascua y abrir la casa a amigos y huéspedes, y hacerles saborear platos con gusto antiguo y bíblico. La colaboración con Appe Padova ha hecho posible la composición de cuatro tarjetas que contienen las recetas bíblicas (Menestra de lentejas de Esaú o “del deseo y del hambre”, guisado de ternera a la calabaza o “de la acogida generosa”, pan ácimo o “de la libertad y de la esclavitud”, macedonia de Joel o “de la paz y de la guerra).  Os ofrecemos aquí un resumen, para preparar mientras se lee cada pasaje bíblico:
 
1) LA MENESTRA DE ESAÚ
La menestra de lentejas de Esaú o “del deseo y del hambre”, “porque en la vida a veces, con tal de obtener algo, estamos dispuestos a tirar todo, como hizo Esaú, ‘vendiendo’ la primogenitura a su hermano menor Jacob”.  Leer Gn 25, 27-34
 
Ingredientes: 250 gramos de lentejas – 2 litros de agua – 1 cebolla – 1 diente de ajo – 125 gramos de calabaza – 4 cucharadas de aceite de oliva – sal
 
Preparación: Se ponen a cocer las lentejas en el agua fría, hasta su ebullición. Se corta la verdura en cuadrados pequeños y se añade junto con el resto de ingredientes a las lentejas hirviendo, dejando cocer a fuego lento unos 30 minutos.
 
El episodio bíblico del Génesis es uno de los más conocidos. Un día, Jacob prepara una menestra de lentejas. Esaú llega del campo cansado y hambriento. Dice al hermano: – Déjame comer un poco de esta menestra, porque estoy agotado. Jacob aprovecha el momento. Le importaba la primogenitura. Deseaba ardientemente recibir la bendición de Isaac. Así que dice al hermano: – Te daré esta menestra, si tu me cedes inmediatamente tu primogenitura. Esaú responde: – Estoy muriendo de hambre. ¿De qué me sirve la primogenitura? Esaú vende su derecho bajo juramento al hermano por un plato de menestra de lentejas. Ciertamente Jacob se muestra un aprovechado. Pero de los dos hermanos, Esaú se comporta peor, despreciando la bendición de su padre.
 
2) LA TERNERA Y LA SOBREABUNDANCIA
El guiso de ternera a la calabaza o “de la acogida generosa” evoca la aparición del Señor a Abraham en el Encinar de Mambré. “Abraham cocina un ternero para tres personas, el encuentro con Dios le procura riqueza, pero también sobreabundancia”, subraya don Marco. Leer Gn 18, 1-15
 
Ingredientes: 800 gramos de ternera para guisar – 500 gramos de calabaza a trozos – 2 cebollas – 1 puerro – 2 dientes de ajo – 1 l caldo de carne – ½ l vino tinto – 100 ml aceite de oliva – 1 cucharada mejorana – sal
 
Preparación: Se sofríen las cebollas, el puerro y el ajo a trocitos, y cuando están pochados, se añade la carne, dorándola por todas partes. Salar, añadir los líquidos y cocer durante una hora, añadiendo agua si es necesario. Añadir la calabaza y dejar cocer media hora más, hasta que ésta esté tierna.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.