Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San David Uribe
home iconEspiritualidad
line break icon

​Mirar cara a cara lo que nos hace sufrir para sanar

© Don / Flickr / CC

Escultura

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/03/15

¿Dónde está esa cruz que no puedo mirar fijamente? Damos un ‘sí’ voluntariamente ante todos los desengaños de nuestra vida

Cristo ha venido a salvar y no a juzgar al hombre: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él”.

La alegría brota cuando nos sentimos salvados y no juzgados por nuestras obras. Dios es el que desea nuestra salvación. Ha venido a salvarnos para la eternidad.

Sus caminos y sus tiempos muchas veces no los conocemos. No comprendemos su aparente ausencia. En nuestro dolor nos rebelamos porque queremos ser siempre felices.

Hoy nos detenemos a mirar la cruz de Jesús, a mirar nuestra propia cruz. Eso nos salva: “Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en Él tenga vida eterna”.

Queremos mirar cara a cara lo que nos hace sufrir. El otro día leía: “Conectar con el propio dolor y con el dolor del mundo es la única forma, demostrable, para derrocar al principal de los ídolos, que no es otro que el bienestar. Para lograr tal conexión con el dolor es preciso hacer exactamente lo contrario a lo que nos han enseñado: no correr, sino parar; no esforzarse, sino abandonarse; no proponerse metas, sino simplemente estar ahí[5].

El pueblo judío atravesó el desierto durante cuarenta años. En ese éxodo hubo una plaga de serpientes. Los enfermos que miraban el estandarte elevado por Moisés quedaban sanados.

Era la figura de una serpiente. ¡Qué raro que una serpiente cure a otra serpiente! Jesús conocía las escrituras desde niño. Las había repetido en voz alta y en su corazón.

Una noche le habla de su cruz a Nicodemo. Cuando sea elevado sobre la tierra, desde el madero, cuando lo prendan, le hagan callar, lo juzguen injustamente y lo claven… entonces, el que lo mire, quedará sano.

Nicodemo se acordaría de todo esto en el juicio cuando luchó por su inocencia, se acordaría arrodillado al pie de la cruz, se acordaría en la tumba con tristeza.

Me conmueve que Jesús sane desde la cruz. Igual que me llama la atención que la serpiente cure la picadura de serpiente. ¿Cómo puede un herido sanar a otro herido? Para curar hace falta poder, fuerza, salud.

¿Cómo es posible que sane Jesús, impotente, moribundo y atado? ¿Clavado, herido y sediento? El que lo mire en la cruz será sanado.

Ojalá sea siempre capaz de mirar a Dios detrás de ese hombre coronado de espinas. De ver en sus manos clavadas la liberación de las mías. Y en sus pies atados la desatadura de los míos. Ese es el milagro.

A veces pensamos que Dios sana nuestras heridas con su poder, con su omnipotencia, con sus milagros. Pero no, las sana desde la cruz, desde mi cruz. Sosteniéndome. A mi lado. Sufre conmigo. Me ama y se deja clavar por mí.

Y si soy capaz de mirarlo, si soy capaz de besar sus pies, de tocar su costado, si soy capaz de mirar más allá de mí mismo -más allá de mi cruz y de mis problemas- y puedo ver a Jesús elevado en la cruz de mis hermanos, en la cruz de los que están a mi lado, entonces, quedaré sanado. Por sus heridas quedaré sanado. Su impotencia es su mayor poder. Su fragilidad es su mayor fuerza.

Jesús pasó por la tierra haciendo el bien, curando a enfermos, realizando milagros. Muchos que lo tocaban quedaban sanados. Y Jesús dice que es el amor crucificado lo que sana hasta el fondo.

Por eso nos detenemos en esta Cuaresma ante nuestro dolor, ante lo que nos hace sufrir, ante esa cruz que nos duele en lo más hondo. ¿Cuál es la cruz que más me cuesta besar en mi vida? ¿Dónde está esa cruz que no puedo mirar fijamente?

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
almasufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.