Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconActualidad
line break icon

​¿Por qué el diablo “castiga con mucha bronca” a México?

© Patrick John BUFFE / CIRIC

Jaime Septién - publicado el 15/03/15 - actualizado el 06/02/19

Entendiendo lo que el Papa Francisco quiso decir en su reciente entrevista a "Televisa"

Cuando el Papa Francisco le dijo en una entrevista reciente a Valentina Alarzaki, corresponsal permanente en el Vaticano del consorcio mexicano Televisa, que “a México el diablo lo castiga con mucha bronca” y, poco más adelante, que “el diablo le pasó la boleta histórica a México”, ¿a qué se refería? Ciertamente a la presencia de María de Guadalupe desde los albores de la conquista espiritual y de la conquista material de México por la España de Carlos V.  

Apenas diez años más tarde de la caída de la Gran Tenochtitlán (el 13 de agosto de 1521), la Virgen de Guadalupe se le aparecía a San Juan Diego, y con ello, le daba una madre a los vencidos.

Una madre que conectaba, directamente, con sus antiguas creencias y que se quedó para siempre en la sagrada imagen del ayate del indígena Juan Diego, un “macehual”, una gente de pueblo, representante de esa nación “privilegiada”, dijo el Papa Francisco, que defiende, “sea católico, no católico o ateo” a su Madre, la virgencita del Tepeyac.

Esa defensa popular “de hijos”, le dijo el Papa a la periodista mexicana, es, en su interpretación, la que ha hecho al diablo actuar sobremanera en México. 

El Pontífice argentino, que celebró la entrevista con Televisa debajo de una preciosa reproducción a tamaño natural del ayate que se venera en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, la “enganchó” con la santidad y el martirio de la persecución religiosa (de 1926 a 1940) y con el actual sufrimiento que viven las familias del país, ejemplificadas por los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de la ciudad de Iguala (Guerrero).

Una historia de jesuitas

El Papa Francisco no es el primer jesuita que hace la interpretación de que el diablo se entromete y “castiga con mucha bronca” a los mexicanos guadalupanos, especialmente a los pobres. 

Quizá el primero que hizo esta referencia fue el jesuita Francisco de Florencia, nacido en 1620, en la Florida (entonces posesión española) y muerto en México en 1695.  

Florencia –a quien le importaba mucho promover la devoción guadalupana entre los indígenas—escribió el libro La Estrella del Norte de México (1688) “por afecto a Tu Santa Imagen y por afecto a México, Tu Patria”. 

Al jesuita Florencia le importaba muchísimo que “no se quite a México la gloria de ser suya (la Patria de la Virgen)”.

Veía y se admiraba de la devoción que le tenían a la Virgen morena los indígenas ya en el siglo XVII.  Las fiestas del 12 de diciembre las narra con una prosa espléndida lo que le ofrecían a la señora “con su generosa pobreza, que excede ese día las limosnas a las de otros días festivos, por grandes que sean… todos traen algo que ofrecerle ese día… apenas viene indio a visitar la imagen que no le traiga ya el real, ya el medio…”.

Eso era por las mañanas del 12 de diciembre, día en el que se celebrar la última de las apariciones de la Virgen a San Juan Diego, cuando le da las flores y le ordena que se las lleva al obispo Fray Juan de Zumárraga.

Sin embargo, por la tarde –escribe Florencia—el diablo se metía y echaba a perder la veneración indígena con el alcohol en forma de dos bebidas típicas del pueblo pobre: el pulque (sacado del maguey) y el tepache (del fermento de la cáscara de la piña).

Los indígenas se emborrachaban en el mismo atrio de la antigua ermita, la “casita de oración” que había pedido la Madre del Salvador que le construyeran en el cerrito del Tepeyac.

Así lo decía, en 1688 Florencia: “… el demonio ha introducido estos días por las tardes, para aguar la devoción de por las mañanas, la reprobada demasía de los pulques y los tepaches que tan licenciosamente se han introducido en aqueste reino… (en donde muchos) hincan las rodillas y aún las cabezas a este ídolo infame de la embriaguez y ofenden los ojos de la Purísima Señora con las abominaciones que a ella siguen”.

  • 1
  • 2
Tags:
demonioguadalupemexicopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.