Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Jean Vanier, premio Templeton: “Una comunidad que se encierra en sí misma muere por asfixia”

© FRANCOIS GUILLOT / AFP
Comparte

50 años de experiencia, 150 comunidades en 35 países

El filósofo y teólogo católico canadiense Jean Vanier, fundador de la red de comunidades El Arca (y con un blog en español en Rel) es el ganador este año del Premio Templeton, dotado con un millón setecientos mil dólares.

En las comunidades de El Arca (www.larche.org) conviven personas desamparadas, muchas veces con dificultades psíquicas, con personas sanas con una fuerte vida cristiana y de oración.

Abrió la primera casa en Francia, en 1964. En la actualidad son casi 150 comunidades en 35 países. El comité del Premio Templeton declaró que se había valorado su mensaje de compasión para los más vulnerables, “una inspiración para el mundo”.

El Templeton premia cada año a los que hacen una contribución significativa a la dimensión espiritual de la vida. A veces son científicos o sacerdotes que buscan la frontera entre fe y ciencia, otras veces son fundadores de comunidades novedosas y creativas, o personajes que tienden puentes para el diálogo entre religiones y el mundo.

Autoridad en comunidades cristianas

Después de 50 años de experiencia, Jean Vanier es visto por muchos no sólo como una gran autoridad mundial en la acogida e integración de personas con discapacidad, sino también como una autoridad en la creación y mantenimiento de comunidades cristianas sanas.

Ya en 1979 publicó su libro “La comunidad, lugar de perdón y de fiesta” (hay una edición en español de 1980 en Narcea Ediciones) recogiendo su experiencia comunitaria después de 15 años de lo que muchos habían considerado una chaladura utópica.

Ya entonces había visto crecer El Arca de una sola casa muy pobre a una comunidad internacional y señalaba los 3 peligros espirituales del crecimiento.

1. “El primer pecado de una comunidad es apartar los ojos del que la trajo a la vida [Dios] para mirarse a sí misma”

2. “El segundo pecado es encontrarse bella y creerse fuente de vida. Entonces se aparta de Dios y empieza a tener compromisos con el mundo y la sociedad. Adquiere un renombre”.

3. “El tercer pecado es la desesperanza. Descubre que no es fuente de vida, que es pobre, que le falta la creatividad y vitalidad y entonces se encierra en su tristeza, en las tinieblas de su pobreza y de su muerte”.

“Pero Dios no deja de esperarla, como el padre al hijo pródigo. Las comunidades que han dejado de lado la inspiración de Dios para encerrarse en su propio poder deben saber volver a pedir humildemente perdón a Dios”.

“Cuando empecé éramos pobres”

“Cuando empecé en El Arca éramos pobres. Me acuerdo de una señora anciana del pueblo que venía todos los viernes por la tarde para traer sopa. Otros nos traían comida y dinero. Los años han pasado. Ahora [en 1979] cuando en el pueblo hay una casa en venta vienen primero a proponer que la compremos nosotros, aumentando naturalmente el precio. Estamos considerados los ricos del lugar aunque el dinero llegue, sobre todo, de subvenciones del Estado” escribía con cierto humor en ese libro. En esa época El Arca tenía 21 comunidades; hoy tiene unas 150.

El peligro de la profesionalización

Los peligros que detectó entonces han sido siempre vigilados por El Arca y Jean Vanier. “El peligro es encerrarse en lo que nos ocurre, olvidando la primera inspiración; convertirse en un centro profesional competente olvidando los elementos de gratitud; insistir de tal manera en las estructuras y en los derechos de los asistentes que uno se olvida de que las personas disminuidas necesitan encontrar junto a ellas a hermanos que se den y se comprometan; es olvidar la acogida y no ver ya en la persona disminuida el don de Dios”, escribió.

Jean Vanier, el hombre que ha ganado 1,7 millones de euros, señaló siempre esos elementos de gratitud, relacionados también con la gratuidad, incluso en el título de su libro de 1979: la comunidad es el lugar donde hay perdón y fiesta.

Páginas: 1 2

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.