Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconEspiritualidad
line break icon

102 años y 85 de consagrada: El amor a Dios y la entrega a los demás justifica la felicidad

© iglesianavarra.org

http://www.iglesianavarra.org/noticias/2015/03/sere-por-siempre-misionera/

Aleteia Team - publicado el 13/03/15

Entrevista a la Madre Jovita, religiosa navarra en Puerto Rico

Madre Jovita, en este año de la Vida Consagrada el Papa nos invita a hacer memoria agradecida de toda nuestra existencia. ¿Qué nos dice de sus 85 años de vida consagrada y 102 años de edad, sobre su nacimiento a la vida, a la fe, a la vocación?

Nací en Añorbe, un 14 de noviembre de 1912. Mis padres hicieron fecundo su amor en siete hijas, de las que cuatro seguimos al Señor como Siervas de María. 

Yo era una niña muy alegre, juguetona, amiga de hacer fiesta y bromas, me gustaba el “jaleo”. Desde muy temprano se despertó en mí el deseo de ser misionera, de manera especial recuerdo que un día, mientras rezaba el Rosario, sentí el primer impulso de ser religiosa. 

Hice el comentario con mi madre, quien me expresó por qué no iba a visitar a las Siervas de María, donde ya se encontraba una de mis hermanas. Sin embargo, mi padre se resistía a que otra hija se marchara de casa. 

Poco a poco algo en mi interior comenzó a cambiar, me seguían gustando las fiestas pero la diversión tenía otra perspectiva de búsqueda más profunda. 

A los 18 años decidí irme al convento, me acompañaron mis padres y el alcalde del pueblo que iba a Madrid a realizar unos trámites. Unos meses más tarde, en la Casa Madre comenzamos el Noviciado, el 30 de junio de 1930. Nuestra Hermana Auxiliar, Sor Florencia Janer, siempre nos inculcaba el amor a Dios y la bondad de ánimo, para que nos fuéramos formando como buenas hijas de Santa María Soledad, nuestra fundadora.

En los años 30 cayó en España la monarquía borbónica. Comenzó una época de persecución religiosa y fuimos trasladadas del noviciado de Madrid un grupo hacia Pamplona y otro, en el que me encontraba, hacia París. 

Íbamos sin el Hábito, para pasar desapercibidas, al igual que la Superiora que nos fue a buscar, Madre Laura. En París continuamos la formación hasta que profesamos el 8 de julio de 1931. Entonces regresamos a la Casa Madre para cursar los estudios de enfermería. Al término de estos, cuando me iba a examinar, se desató una huelga de los estudiantes en la universidad por lo que fuimos trasladadas hacia Zaragoza para realizar nuestros exámenes.

Unas semanas más tarde la Superiora me comunica que iba destinada a Puerto Rico junto a Sor Martirio, Sor Margarita y Sor Nieves, el 3 de agosto de 1933. Mi primer destino fue la casa de Ponce, donde comencé la vida de asistencia a los enfermos como Sierva de María. Recuerdo que la primera paciente que cuidé se llamaba Doña María y le tenía que administrar sueros intravenosos. 

Como el equipo era distinto al que usábamos en España me dio cierto temor, pero me encomendé con fuerza a nuestra Santa Madre y gracias a su intercesión pude obrar correctamente y administrarle el tratamiento prescrito. En 1938 fui a La Habana y durante 8 meses recibí la formación para realizar la Profesión Perpetua, el 1 de julio de 1938. Luego volví a Puerto Rico, continué en Ponce y unos años más tarde fui a la casa de Mayagüez hasta que el 17 de febrero de 1959 me nombraron Maestra de Novicias. 

Después serví como Superiora en las casas de San Juan (1966-1972), Ponce (1972-1982) y Santiago (1982-1985). A esta comunidad de Aibonito llegué el 29 de abril de 1995, donde también he sido muy feliz. Insisto que en cada etapa de mi vida ha sido Dios quien me ha conducido, Él me ha dado profunda alegría incluso en medio de las dificultades, nunca ha defraudado mis esperanzas.

Vivir el presente con pasión es el segundo desafío de este año. ¿Cómo puede usted describir su hoy, qué sostiene su alegría?

Solo el amor a Dios y la entrega a los demás justifica la felicidad. Quise ser misionera y siento que ese deseo se cumplió cuando en las asistencias velaba el sueño de los enfermos y me esforzaba por atenderles como al mismo Cristo, visitando espiritualmente el “Sagrario más abandonado”; cuando velaba por el bien de las Hermanas, de los pobres, de la gente.

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
religiosastestimoniovida consagrada
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.