Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
Santa Laura Montoya
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Quiero contarte mi dolorosa historia con la pornografía

© sasha diamanti

La Opción V - publicado el 12/03/15

Daña a la persona en todos sus ámbitos: espiritual, mental e incluso físico.

Aún no recuerdo como tuve mi primer encuentro con la pornografía. Lo que sí recuerdo es que fue a una corta edad. Para entonces yo tenía 11 años. Aún no había tenido mi primer novio y era bastante inocente, pero sentí que esa inocencia se perdía cuanto más me enganchaba con la pornografía. El acto en sí mismo me desagradaba, incluso una vez descubrí a mi papá viendo porno y me pareció bastante repulsivo, pero aun así no podía dejar de verla.

En esa época estudiaba en un colegio católico, por lo que tenía la oportunidad de confesarme seguido, pero tras cada confesión volvía a caer en lo mismo. Me resigné a que ya era parte de mi vida hasta que una vez, no sé por qué motivo, decidí confesarme con un padre que estaba de visita en el colegio. Más allá de una confesión, fue una charla en la que pude liberarme de todo lo que sentía por dentro. Después de eso, duré más de un año sin ver pornografía, el tiempo más largo hasta hoy.

Hace dos años, cursando grado décimo, una compañera me recomendó un libro. Adivinarán cuál: 50 sombras de Grey. Solo bastó con leerlo para que mi adicción regresara, pero acompañada ésta vez de la masturbación. Si lidiar solo con la pornografía fue bastante complicado, no se imaginan el daño que le hizo a mi vida tener que lidiar además con la masturbación.

En esa misma época estaba saliendo con un hombre 7 años mayor que yo. No puedo negar que la relación fue bastante bonita al inicio, pero con el tiempo él fue perdiendo interés en mí y yo empecé a recurrir a lo más bajo para ganar su atención. Cada vez que él deseaba verme desnuda solo bastaba con encender la cámara y complacerlo. Nunca le envíe una foto porque tenía miedo de lo que pudiera hacer con ella, pero de igual forma me convertí —me da vergüenza decirlo, pero es la verdad— en su actriz porno gratuita y privada. No pasó mucho para que avanzáramos más y terminé perdiendo mi virginidad el año pasado, un suceso que me causó mucho dolor y del cual aún no me recupero.

Después de que mi novio me dejó descubrí el blog de La Opción V. Desde entonces comencé mi lucha contra la pornografía y, aunque no ha sido perfecta pues en muchas ocasiones he caído, cada vez que me levanto lo hago con más fuerza y con más ganas de seguir adelante.

El darle un giro completo a tu vida es como un nuevo nacimiento. Pensemos que somos como bebés. Un niño no nace y en seguida empieza a correr, no. Primero gatea, luego se arriesga a ponerse de pie y se cae. No importa: lo intenta nuevamente, con la ayuda y el aliento de su madre, de su padre. Los golpes no lo detienen, vuelve a intentarlo hasta que logra sostenerse de pie, de allí va dando un paso, luego otro, hasta que ya se le hace más y más fácil, se fortalecen sus pasos.

Así es con nosotros, cuando queremos “aprender a caminar” en la castidad, en el dominio propio, cuando queremos dejar la pornografía, la masturbación o una vida sexual que ya hemos iniciado, cuando queremos caminar hacia un amor verdadero. Sinceramente, esto no es nada fácil, pero lo que vale es lo que cuesta. Lo importante, si caes a pesar de tus esfuerzos, es levantarte nuevamente, como el bebe cuando aprende a caminar, paso a paso, día a día, con paciencia y perseverancia.

¿Al niño nunca se le ocurre pensar que es imposible caminar porque se cae una, dos, diez o cien veces, verdad? Si así fuese, ¡cuántos adultos veríamos gateando! Pero no, un niño ve a quienes han aprendido a caminar y entiende que si ellos pueden, pues él también. Por ello, luego de cada tropiezo y caída, vuelve a intentarlo. Así, con el tiempo, aprende a caminar. Del mismo modo, con nuestra terca persistencia, poniéndonos de pie nuevamente luego de cada caída para volver a intentarlo, también nosotros podremos vivir una vida nueva.

  • 1
  • 2
Tags:
pornografia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.