Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEspiritualidad
line break icon

Hermano ateo: caminemos, atravesemos juntos el desierto

© Hamed Saber

Alfa y Omega - publicado el 12/03/15

Monseñor Sánchez de Toca, en el Congreso de nueva evangelización de Getafe

«Yo también busco a Dios y, a veces, también lo busco a tientas». Este mensaje, dicho por un creyente a un no creyente, puede ser el primer paso de un camino común hacia la plenitud de la verdad, aunque ambos caminen a ritmos diferentes. Ésta es la propuesta para la nueva evangelización del Subsecretario del Consejo Pontificio de la Cultura

«Hermano ateo, en búsqueda de un Dios que yo no sé darte, atravesemos juntos el desierto»
. Esta invitación pertenece a un poema del sacerdote David María Turoldo, y con ella concluyó la conferencia monseñor Melchor Sánchez de Toca, Subsecretario del Consejo Pontificio de la Cultura, en el Congreso de nueva evangelización celebrado el fin de semana pasado en Getafe.

No basta con volverse a casa tranquilos y satisfechos –comenzó explicando el sacerdote– pensando que, como el corazón del hombre tiene deseo de infinito y de plenitud, «el que no tiene a Dios es porque no quiere. Las cosas no son tan sencillas. Si creer en Dios fuera tan sencillo y tan fácil, no habría ateos». Hay personas que no creen por «vicio y dejadez», por ignorancia, por prejuicios o por malas experiencias. «Pero todos conocemos personas extraordinarias, cultas, educadas, almas puras de fina sensibilidad ética y de una gran bondad natural que no creen en Dios».

Citando a Benedicto XVI, monseñor Sánchez de Toca afirmó que «como primer paso de la evangelización» debemos «preocuparnos de que el hombre no descarte la cuestión sobre Dios como cuestión esencial de su existencia; preocuparnos de que acepte esa cuestión y la nostalgia que en ella se esconde». Sin embargo, esa búsqueda no es sólo para los no creyentes. Es –ya en palabras del ponente– «la condición antropológica que hermana a creyentes y no creyentes». Salir hacia el otro y emprender juntos esa búsqueda de Dios son, por tanto, «los presupuestos de la evangelización». E implican «apertura a las razones del otro, y la aventura de comenzar un recorrido juntos en terreno desconocido».

¿Puede un creyente abrirse a las razones de un no creyente? «Hay una línea muy sutil que separa el respeto y la escucha al otro, de la renuncia a evangelizar –explicó el Subsecretario a Alfa y Omega–. Eso último no lo podemos hacer. ¿Cómo voy a dudar yo de Dios? No puedo». Pero «debemos fijarnos primero en los anhelos, en el deseo de Dios de nuestro propio corazón, antes de buscarlos en el corazón del otro. Yo también busco a Dios y, a veces, también lo busco a tientas. La provocación que viene de los que no creen nos obliga a buscar todavía con más radicalidad, a buscar razones y autenticidad. La gente pide autenticidad, no vale ser creyente porque lo hayamos sido siempre. La autenticidad atrae o, al menos, interroga». Además, conviene revisar si, en nosotros, hay cosas «que son costumbres y no pertenecen al dato de fe».

«Nos puede la impaciencia»

En segundo lugar, hace falta tener paciencia. «En el camino hacia la plenitud de la verdad cada uno sigue un ritmo diferente. Si yo he entrenado desde pequeño, corro mucho todos los días y lleva una vida sana, no puedo esperar que un amigo que llevaba una vida sedentaria y se apunta a correr lo haga al mismo nivel que yo. A veces, nos puede la impaciencia de que estén todos convertidos ya».

A la hora de aplicar esto a proyectos concretos y en las parroquias –una de las claves del congreso y de la Gran Misión que prepara Getafe–, el Subsecretario reconoció a este semanario que «no hay recetas mágicas. Hay experiencias que funcionan mejor que otras, y quizá no sabremos qué no funciona hasta que lo probemos». Sugirió, por ejemplo, que las parroquias intenten crear espacios donde, sin transmitir que da todo igual, «vengan y se sientan acogidas personas que aún no reconocen del todo a Dios».

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Tags:
ateismoevangelizacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.