Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconEspiritualidad
line break icon

Lectio Divina: Miércoles III semana de Cuaresma Ciclo B

© Hans

Fundación Ramón Pané - publicado el 11/03/15

Una guía para rezar con la Escritura esta Cuaresma

LECTIO DIVINA 
MIERCOLES III SEMANA DE CUARESMA CICLO B


Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén

TEXTO BIBLICO: Mateo 5, 17-19
«No vine para abolir, sino para cumplir»


   5,17: No piensen que he venido a abolir la ley o los profetas. No vine para abolir, sino para cumplir.
  5,18: Les aseguro que mientras duren el cielo y la tierra, ni una «i» ni una coma de la ley dejará de realizarse.
  5,19: Por tanto, quien quebrante el más mínimo de estos mandamientos y enseñe a otros a hacerlo será considerado el más pequeño en el reino de los cielos. Pero quien lo cumpla y lo enseñe será considerado grande en el reino de los cielos.
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO

LECTURA: ¿Qué dice el texto?


              Jesús deja en claro que no ha venido a abolir ni a destruir la Ley, ni los Profetas, sino a dar cumplimiento. La Ley, es lo que el pueblo judío denomina la Torá, los primeros cinco libros, el pentateuco, su contenido repasa la historia del pueblo de Israel, y le da las características que ha ido adoptando, históricamente y culturalmente a través de sus normas. Es lo más sagrado que tienen.
              Jesús insiste en que no cambia el contenido de la Ley, no modifica su letra, sino que la lleva a su plenitud, a partir del mandamiento nuevo del amor. Esta es la plenitud de la Ley: el amor. Cumplir con ella, en esta máxima expresión, significa lograr un lugar en el cielo, y no cumplir el más pequeño de sus mandamientos, es buscar el último lugar en el reino de los cielos.
              La justicia, es decir las obras y prácticas de nuestra vida, que nos identifican como cristianos, deben ser superiores a la de los letrados y fariseos, no olvidemos que estos eran los grandes conocedores de la Ley. Por lo tanto no se trata en ser eruditos de la Ley, o conocerla y recitarla de memoria, sino que depende de la disposición interior, a llevarla a la vida exterior, vivir y hacer vida la “letra” de la Ley.

MEDITACION: ¿Qué me dice a mí el texto?


Nos preguntamos para profundizar en nuestra vida estas palabras de Salvación:

  1. ¿Suelo caer en mi vida de Fe, en una constante practica de prescripciones, pero en ellos no busco el sentido superior? ¿Son para mí los mandamientos una carga pesada que me limita, o en el cumplimiento de ellos encuentro libertad?
  2. ¿En mi vida pastoral, suelo caer en la tentación de enseñar y hacer observar a los demás, aquello que en lo personal no practico? ¿Vivo conforme a lo que creo?
  3. ¿Entiendo que tengo que ser coherente en mi vida de Fe, para que mi testimonio sirva de ejemplo a los demás? ¿Enseño aquello que conocí y experimente en mi vida de Fe? ¿Cómo lo hago?

ORACION: ¿Qué le digo yo al Señor?


Orar, es responderle al Señor que nos habla primero.

  • Gracias Señor por tu Palabra Salvadora que se revela al mundo.
  • Señor que pueda vivir conforme a tus mandamientos, y en ellos encuentre mi plenitud de vida.
  • Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Añadimos unas intenciones de oración.

CONTEMPLACION: ¿Cómo interiorizo el texto?


Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del texto para que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón:

«No vine para abolir, sino para cumplir» (Versículo 17)

Y de esta forma nos ponemos en contemplación.

ACCION: ¿A qué me comprometo?


Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.

Mi agradecimiento por creer en Jesús, se manifiesta con llevar la alegría cristiana a los demás. Que los demás puedan conocer también a Cristo por mi alegría y testimonio de encuentro con Cristo.

Hno Ricardo Grzona, frp y Cristian Buiani

Tags:
cuaresma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.