Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Busco algo extraordinario cuando sigo a Jesús?

© Colores Mari / Flickr / CC

Cocinando

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/03/15 - actualizado el 07/11/18

Lo necio, lo débil para el mundo, lo ordinario es lo que vale para Dios

¿Qué buscamos nosotros cuando buscamos a Dios? Me sorprende cuántas veces los cristianos buscamos lo extraordinario. Esperamos el milagro. Buscamos la conversión que nos sorprenda. El cambio de vida radical.

Es verdad, llama más la atención. Siempre nos sorprende más la vida de aquel que ha cambiado radicalmente, que ha dejado su vida de pecado y ha enderezado la ruta.

Nos conmovemos con facilidad cuando alguien nos cuenta que Jesús salió a su paso y le cambió la vida, así, casi de repente, como una efusión del Espíritu Santo que todo lo transforma.

Impresiona ver cómo Dios con su fuerza vence el mal y acaba con sus obras. Siempre lo espectacular nos deja sin palabras. No sé si a la larga nos hace cambiar de vida. Pero sí sé que emociona ver cosas extraordinarias.

A Jesús lo buscaban porque hacía milagros, porque multiplicaba el pan. Tenían hambre y sed. Querían ver signos.

Los profetas realizaban signos. En ellos querían reflejar el camino que el pueblo debía seguir. Los signos expresan mucho más de lo que aparentemente significan.

¿Qué busco yo cuando sigo a Jesús? Decía san Pablo que lo necio, lo débil para el mundo, es precisamente lo fuerte en Dios. Lo ordinario es lo que vale para Dios, aunque no destaque. Seguimos a Cristo crucificado. Es escándalo para unos, necedad para otros.

¿Qué signos ha realizado Jesús al obrar en nuestras vidas? En ocasiones buscamos signos tan extraordinarios que nos cuesta ver a Dios en lo cotidiano, en lo ordinario, en la vida más sencilla.

El otro día leía: «Para entender a Jesús no es necesario tener conocimientos especiales; no hace falta leer libros. Jesús les hablará desde la vida. Todos podrán captar su mensaje: las mujeres que ponen levadura en la masa de harina y los hombres que llegan de sembrar el grano. Basta vivir intensamente la vida de cada día y escuchar con corazón sencillo las audaces consecuencias que Jesús extrae de ella»[3].

Jesús habla en parábolas para que todos entiendan. Todos comprenden sus palabras sencillas. Habla de la vida, comparte la vida. Ver signos de Dios en lo cotidiano nos sorprende. ¿Dónde actúa Dios en mi vida?

Si pongo el yo en primer plano, Dios desaparece. En mi trabajo cotidiano, en mi vida vulgar y corriente, Dios actúa. Su presencia me salva en medio de mi día.

Me desvela su mensaje con mi propio lenguaje. Eso me gusta. ¿Cuáles son las señales con las que me ama?

Jesús es creativo en el amor. Siempre me sorprende. A veces lo veo donde no esperaba. En ocasiones creemos que me va a hablar a través de alguien sabio. Y me habla en alguien a quien me cuesta querer. Así es su amor. Me sorprende siempre.

Hace que lo necio sea sabio y lo débil fuerte. Me hace ver que no puedo basar mi felicidad en mis propias fuerzas. Y me lleva a entender que sólo si confío, Él podrá hacer milagros con mi vida. De otra forma será imposible.

Él puede cambiar mi corazón enfermo. Puede hacerme caminar sonriendo en medio de la vida. Los signos donde lo encuentro son cotidianos, vulgares, simples. Son los de la vida misma. En el camino Él sale a mi encuentro.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.