Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 07 mayo |
San Agustín Roscelli
home iconActualidad
line break icon

Venezuela: Manifiesto de los jóvenes católicos por la justicia y el encuentro

© R. A. Pérez

Ramón Antonio Pérez - publicado el 10/03/15 - actualizado el 30/11/17

“No estamos en contra de cualquier gobierno, estamos en contra de algo que va contra el Evangelio”

Jóvenes vinculados a los oratorios de San Juan Bosco, en Caracas, tomaron la iniciativa de reunirse con otros pertenecientes al movimiento estudiantil universitario, a los grupos de apostolado juvenil, seminaristas, religiosos y laicos, para reflexionar desde la Doctrina Social de la Iglesia y manifestar la necesidad de mantener la “postura de oración” con “acciones coherentes”, en medio de la crisis que se vive en Venezuela.

Se trata de la Juventud Católica Organizada de Venezuela, que el sábado 8 de marzo, en la Plaza San Juan Bosco de Altamira, realizó su primera concentración y tras escuchar varios testimonios de ciudadanos y estudiantes detenidos o agredidos por funcionarios de seguridad del Estado, así como las orientaciones y/o reflexiones de religiosos y religiosas, dieron a conocer un manifiesto público.

“Como jóvenes católicos venezolanos y comunidad laica en general, vemos imposible mantener la postura de oración sin acción coherente y contundente ante situaciones que de forma reiterada atentan contra la dignidad y la vida humana”, leyó José Gregorio Moreno Thomas, uno de los líderes de Juventud Católica de Venezuela.

Juan Pablo II: “No tengáis miedo”

Los jóvenes católicos venezolanos consideran necesario, en su rol de ciudadanos, “decirle al país  y a nuestra propia Iglesia”, así como dijo Juan Pablo II: “¡No Tengan miedo! Pues como cristianos estamos llamados a anunciar pero también a denunciar, arriesgar y no callar, ser cristianos de testimonios no de silencios, en servicio activo a los hermanos de nuestra sociedad”, expresó Moreno Thomas.

“Tomando como nuestro el ejemplo de justicia, por el que vivía Jesús, Él mismo nos llama hoy a solidarizarnos con acciones cristianas y contundentes en defensa de la vida, de los perseguidos y ante la violación de los Derechos Humanos”, expresó.

La Juventud Católica de Venezuela, llama “a todos los jóvenes y al pueblo venezolano, a unirnos en la oración y acción, por la direccionalidad de una política construida desde los valores de la vida, la justicia y la libertad”, pero, alertaron, que se haga en “torno a una lucha por un sueño de país que nos identifique a todos”.

Consideran irrenunciables la vida, la justicia y la libertad, y “como jóvenes cristianos estamos dispuestos a exigir que sean respetados”. De allí que, amparados por la doctrina Social de la Iglesia y los valores del Evangelio, “llamamos a no callar más”.

Finalmente, a los pies del padre, maestro y amigo de la Juventud, San Juan Bosco, expresan a la Iglesia: “No estamos en contra de cualquier gobierno, estamos en contra de algo que va contra el Evangelio”.

“Somos ciudadanos, pero también somos cristianos”

El seminarista Jesús Yrady (SDB), hizo una ponencia central en torno a los contenidos de la doctrina social de la Iglesia, la justicia social y el papel de los laicos. “La dignidad de la persona humana tiene un enraizamiento bíblico y también se sostiene en lo que ha dicho el magisterio de la Iglesia”, dijo el joven que espera su ordenación diaconal.

Destacó que “los elementos de la opresión, del mal y de todos los desastres que a veces podemos ver en nuestra sociedad, vengan  de donde vengan, no son el proyecto de Dios”. Resaltó que “la Iglesia desde el papa León XIII, las diferentes encíclicas y Juan Pablo II que se activó mucho en el apostolado social, han profundizado en las enseñanzas para colocarse al lado de la justicia y de la paz”.

Propuso como ejemplo de lucha la figura del arzobispo de San Salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, valorando la vigencia de sus palabras también en Venezuela.

“Estamos entre la legalidad y la moralidad de las leyes que se nos están imponiendo como ciudadanos. Es cierto. Somos ciudadanos, pero también somos cristianos”, dijo. Más tarde, parafraseando a Monseñor Romero, expresó: “

  • 1
  • 2
Tags:
jovenesnicolas madurovenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
7
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.