Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconPuntos de vista
line break icon

Miedo de que no tengas miedo

La boa y el elefante - publicado el 10/03/15

El pasado fin de semana, como cada sábado por la tarde, hubo tarde de cine en casa. Los "clásicos" son una excelente opción para ir adentrando a los niños en el maravilloso mundo del cine y, a la postre, de la vida. Películas con diálogos bien trazados, personajes bien definidos y situaciones diversas, controladas, que dan a pie a hablar de una multitud de temas. La película elegida esta vez fue la archiconocida "Cuando ruge la marabunta" (The Naked Jungle), con Charlton Heston y Eleanor Parker.



Cuando la película iba llegando a su fin y la tensión iba creciendo, interpelé a mi hijo pequeño, el cual ni parpadeaba, y le pregunté si le gustaría vivir en la selva. Su respuesta fue contundente: "- Sí, porque yo no le tengo miedo nada." El sentimiento que me generó fue agridulce. Inmediatemente me vinieron a la cabeza las palabras que el Rey Arturo le dirigió a Lanzarote en la película de "El Primer Caballero" (First Knight), con Sean Connery y Richard Gere: "- Quién no teme nada es que no ama nada."



¿Cómo tratar el miedo? ¿Cómo gestionarlo? ¿Cómo empezar por nosotros mismos para luego poder educar correctamente y sanamente a nuestros hijos? 



El mismo Jesús tuvo miedo, aquella trágica noche en Getsemaní, por lo que es fácil suponer que el miedo es una emoción tremendamente humana. El miedo es libre y difícilmente comparable. No somos iguales ni el miedo nos acechará, por tanto, de la misma manera. No tenemos miedo a las mismas cosas aunque tal vez hay algo en común: siempre se da la pérdida. Miedo a perder la paz, miedo a perder la posición social, miedo a perder a un ser querido, miedo a perder la compañía, miedo a perder la vida, miedo a perder la salud… Parece que quién no tiene miedo es porque nada tiene que perder. Pero entonces, ¿cómo conjugar las palabras de Jesús Resucitado?: "- No tengáis miedo".



Que mi hijo Juan diga no tener miedo a nada me inquieta, porque me da miedo que no tenga nada que perder. Por otra parte, ojalá crezca en su vida la certeza de que a Jesús nunca lo va a perder y, por tanto, nada hay que temer. Y ojalá, a su lado, crezca yo también.



@scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.