Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Miedo de que no tengas miedo

Comparte
El pasado fin de semana, como cada sábado por la tarde, hubo tarde de cine en casa. Los "clásicos" son una excelente opción para ir adentrando a los niños en el maravilloso mundo del cine y, a la postre, de la vida. Películas con diálogos bien trazados, personajes bien definidos y situaciones diversas, controladas, que dan a pie a hablar de una multitud de temas. La película elegida esta vez fue la archiconocida "Cuando ruge la marabunta" (The Naked Jungle), con Charlton Heston y Eleanor Parker.



Cuando la película iba llegando a su fin y la tensión iba creciendo, interpelé a mi hijo pequeño, el cual ni parpadeaba, y le pregunté si le gustaría vivir en la selva. Su respuesta fue contundente: "- Sí, porque yo no le tengo miedo nada." El sentimiento que me generó fue agridulce. Inmediatemente me vinieron a la cabeza las palabras que el Rey Arturo le dirigió a Lanzarote en la película de "El Primer Caballero" (First Knight), con Sean Connery y Richard Gere: "- Quién no teme nada es que no ama nada."



¿Cómo tratar el miedo? ¿Cómo gestionarlo? ¿Cómo empezar por nosotros mismos para luego poder educar correctamente y sanamente a nuestros hijos? 



El mismo Jesús tuvo miedo, aquella trágica noche en Getsemaní, por lo que es fácil suponer que el miedo es una emoción tremendamente humana. El miedo es libre y difícilmente comparable. No somos iguales ni el miedo nos acechará, por tanto, de la misma manera. No tenemos miedo a las mismas cosas aunque tal vez hay algo en común: siempre se da la pérdida. Miedo a perder la paz, miedo a perder la posición social, miedo a perder a un ser querido, miedo a perder la compañía, miedo a perder la vida, miedo a perder la salud… Parece que quién no tiene miedo es porque nada tiene que perder. Pero entonces, ¿cómo conjugar las palabras de Jesús Resucitado?: "- No tengáis miedo".



Que mi hijo Juan diga no tener miedo a nada me inquieta, porque me da miedo que no tenga nada que perder. Por otra parte, ojalá crezca en su vida la certeza de que a Jesús nunca lo va a perder y, por tanto, nada hay que temer. Y ojalá, a su lado, crezca yo también.



@scasanovam

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.