Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Penitencia, conversión, arrepentimiento, retroceder? ¡Que mal suena!

Nestor Mora - publicado el 09/03/15

El título que he elegido para esta entrada se basa en una expresión que he escuchado hace unos pocos días. ¿Penitencia? ¿Quién quiere sufrir hoy en día? ¿Conversión? Pero si ya creo en Dios ¿Para qué más conversión?

Somos capaces de sufrir para adelgazar y/o estar en forma. Somos capaces de esforzarnos para conseguir mejorar en el trabajo y hasta cometernos a todo tipo de operaciones para parecer más jóvenes y guapos. Ahora, esforzarnos por acercarnos a la Voluntad de Dios no merece nuestro esfuerzo. Sin duda Dios está demasiado lejos para muchos de nosotros.

Ningún otro hombre pasa a Cristo, para comenzar a ser lo que no era, si no se arrepiente de haber sido lo que fue ‪#‎SanAgustin (Sermón 351,2).

Somos jueces implacables con los errores de los demás y hermanitas de la caridad con nuestros errores. Dejamos pasar el camello y colamos el mosquito. El arrepentimiento ha desaparecido de nuestro vocabulario y de nuestra forma de vivir. En las películas no dejan de repetir que nadie se arrepiente de lo que ha hecho y si alguna vez se a alguien que se arrepiente, se le dibuja como una persona débil y con problemas psicológicos. El arrepentimiento se entiende como un desarreglo emocional y no como el primer paso para acercarnos a Dios.
Hay quienes desechan evaluar los errores y dicen, como si fueran el héroe de una película, que retroceder es un error. Siempre adelante, como si el progreso fuese la panacea de la humanidad. Los que nos damos cuenta de nuestros errores y retrocedemos, no nos equivocamos. No nos equivocamos porque buscamos la misericordia de Dios. Misericordia que parte del arrepentimiento, no de la soberbia.

La misma Iglesia se lamenta de los errores aparentes y mediáticos y oculta los verdaderos problemas que nos aquejan. Solemos echar la culpa a los demás. La sociedad es la que no quiere acercarse a la Iglesia y olvidamos la gran cantidad de incoherencias que arrastramos.

Para comenzar a ser lo que éramos, el primer paso es aceptar el error y arrepentirnos. El segundo, aceptar el perdón y la misericordia de Dios, que nos transforma.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.