Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 febrero |
Virgen de la Candelaria
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Lectio Divina: Viernes II semana de Cuaresma Ciclo B

iuna_gq-l4zudpmrzd60vl4qom_vuh2azkn_af9ad81dd85gtpwc-jsdmwdp0iod7aog9tty_uzzuhwoezlsmprysmo

Fundación Ramón Pané - publicado el 05/03/15

Una guía para rezar con la Escritura esta Cuaresma

LECTIO DIVINA 
JUEVES II SEMANA DE CUARESMA CICLO B


Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Vamos a abrir la Biblia, Tú eres el autor.
Queremos que nos abras nuestra mente cerrada, nuestro corazón preocupado en otras cosas,
Y nos lleves al encuentro con Jesús, a través de su Palabra y de la oración.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén.

TEXTO BIBLICO: Lucas 16, 19-31
«Hijo, recuerda que en vida recibiste bienes »


 16,19: Había un hombre rico, que vestía de púrpura y lino y todos los días hacía espléndidos banquetes. 16,20: Echado a la puerta del rico había un pobre cubierto de llagas llamado Lázaro, 16,21: que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamerle las heridas.
  16,22: Murió el pobre y los ángeles lo llevaron junto a Abrahán. Murió también el rico y lo sepultaron.
  16,23: Estando en el lugar de los muertos, en medio de tormentos, alzó la vista y divisó a Abrahán y a Lázaro a su lado.
  16,24: Lo llamó y le dijo:
   —Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaro, para que moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua; pues me torturan estas llamas.
  16,25: Respondió Abrahán:
   —Hijo, recuerda que en vida recibiste bienes y Lázaro por su parte desgracias. Ahora él es consolado y tú atormentado. 16,26: Además, entre ustedes y nosotros se abre un inmenso abismo; de modo que, aunque se quiera, no se puede atravesar desde aquí hasta ustedes ni pasar desde allí hasta nosotros.
  16,27: Insistió el rico:
   —Entonces, por favor, envíalo a casa de mi padre, 16,28: donde tengo cinco hermanos; que les advierta no sea que también ellos vengan a parar a este lugar de tormentos.
  16,29: Le dice Abrahán:
   —Tienen a Moisés y los profetas: que los escuchen.
  16,30: Respondió:
   —No, padre Abrahán; si un muerto los visita, se arrepentirán.
  16,31: Le dijo:
   —Si no escuchan a Moisés ni a los profetas, aunque un muerto resucite, no le harán caso.

BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO

LECTURA: ¿Qué dice el texto?


La lectura de hoy nos presenta a dos hombres, uno rico y el otro pobre. El pobre tiene nombre propio: Lázaro, pero el hombre rico no es presentado por su nombre, es como si fuera un desconocido para Dios. A pesar de las diferencias en sus condiciones de vida, uno afortunado y el otro excluido, corrieron la misma suerte, ambos murieron.

Lo que acontece después de la muerte de estos dos hombres, nos permite conocer mejor las realidades  escatológicas. Si el rico permanece en el lugar de los muertos, nos hace pensar que el lugar donde está Lázaro es un lugar de vivos, es decir, un lugar de resurrección y vida. El hombre rico, que con la muerte perdió su riqueza, estando en el lugar de los muertos alzo la vista, es decir, que había una realidad superior, el Reino de los Cielos, en el que ve a Abraham y a Lázaro.

El pedido del hombre rico, es de piedad, para que se compadezcan de él, pide aliviar su tormento. Abraham le recuerda los bienes que recibió en vida, que no supo valorar para reconocer a Dios por medio de ellos, y servir a sus hermanos. La muerte se presenta como la ultima palabra, ante ella lo que se hizo, o se dejo de hacer no tiene remiendo. Cuando se termina la vida, se terminan las posibilidades de cambio. Abraham destaca el abismo que los separa, el destino de cada uno es irreversible; según algunas interpretaciones, este abismo sería el purgatorio, realidad transitoria de purificación para llegar al Reino.

El hombre rico a pesar de estar ya condenado, se preocupa por los suyos, y pide que vaya Lázaro a advertirles de que pueden correr la misma suerte que él. La respuesta de Abrahán es categórica, Dios envió a los profetas para advertir a los hombres, y llamarlos a la conversión, hasta el mismo se hizo hombre; Jesús, culmen de toda la revelación divina, no podemos esperar otra mas que esta.

MEDITACION: ¿Qué me dice a mí el texto?


Nos preguntamos para profundizar en nuestra vida estas palabras de Salvación:

  1. El hombre rico fue al infierno no por lo que era, (la palabra no nos dice si era malo) lo que si nos dice, fue lo que no hizo o dejo de hacer; ignoro a Lázaro. ¿Cuáles son lo “Lázaros” de este tiempo que me rodean? ¿Son solo los pobres y hambrientos? ¿Qué actitud tomo ante ellos? 
  2. ¿Al leer esta parábola, entiendo que es ahora cuando debo vivir conforme a la ley de Dios, y no a los patrones del mundo? ¿Valorizo y reconozco los bienes que Dios me dio? ¿Cuál es ese bien mayor que recibí? ¿Entonces, tengo una actitud agradecida?

ORACION: ¿Qué le digo yo al Señor?


Orar, es responderle al Señor que nos habla primero.

  • Gracias Señor por tu Palabra que renueva todas las cosas.
  • Señor que no sea indiferente a Ti, ni a mis hermanos.
  • Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Añadimos unas intenciones de oración.
CONTEMPLACION: ¿Cómo interiorizo el texto?


Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del texto para que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón:

«Hijo, recuerda que en vida recibiste bienes » (Versículo 25)

Y de esta forma nos ponemos en contemplación.

ACCION: ¿A qué me comprometo?


Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.

Mi agradecimiento por creer en Jesús, se manifiesta con llevar la alegría cristiana a los demás. Que los demás puedan conocer también a Cristo por mi alegría y testimonio de encuentro con Cristo.

Hno Ricardo Grzona, frp  y Cristian Buiani

Tags:
cuaresma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.