Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconEspiritualidad
line break icon

Hijos con discapacidad, ¿castigo de Dios?

© Annika Leigh

SIAME - publicado el 04/03/15 - actualizado el 06/02/19

Cuando un hijo presenta una discapacidad, hay que tener la esperanza de que en el futuro todo dolor se convertirá en alegría: P. Eduardo Mercado.

Cuando un matrimonio aguarda la llegada de un bebé, en los padres suelen generarse expectativas, ilusiones, sueños; sin embargo, en caso de enterarse de que su hijo padece de alguna discapacidad, la perspectiva cambia, pues el nuevo ser requerirá de un tipo de cuidados especiales, además de que los esfuerzos que se realizarán para su desarrollo deberán multiplicarse y quizás éstos no bastarán para que pueda hacer su vida a la par de otros.

Es esta la realidad de muchos padres de familia que, sin embargo, han encontrado un nuevo sentido a la vida a partir de su inesperada circunstancia. Al respecto, la señora Marisela Cuellar Olvera, madre de Felipe, quien hace 30 años nació con discapacidad intelectual, habla sobre su caso.

Refiere que cuando supo que su hijo tenía discapacidad intelectual, pensó que no iba a poder con la responsabilidad, sobre todo porque Felipe enfermaba fácilmente. “Los primeros años fueron muy difíciles; debes tener determinados cuidados con tu hijo, darle mucha estimulación y procurarle una alimentación especial, entre otras cosas; además hay que recurrir a instituciones que te apoyen en su desarrollo. Debido a las condiciones de Felipe, yo tuve que recorrer varias guarderías y posteriormente escuelas, tanto públicas como privadas, hasta lograr que lo recibieran”.

Aseguró que de las cosas más difíciles que tuvo que vivir en un inicio fueron sus experiencias con algunos especialistas, quienes lejos de orientarla emitían opiniones carentes de juicio, como decirle que lo mejor era pedirle a Dios que se lo llevara, pues de lo contrario tendría que batallar mucho y jamás lograría su integración y desarrollo en la sociedad.

Afortunadamente recibí el apoyo de toda mi familia, de especialistas muy profesionales y de la Iglesia, de la cual yo vivía bastante alejada hasta que Felipe nació; comencé entonces a acercarme a ella, y cuando Felipe estuvo en edad de recibir su Primera Comunión pregunté por los requisitos a un sacerdote, quien me dijo que era yo, y no mi hijo, quien necesitaba una preparación, por lo que comencé a evangelizarme y luego a prepararme para impartir catequesis. Lo primero que encontré fue a Dios; me sentí amada por Él y sobre todo sentí ese amor de Dios hacia mi hijo. Tengo ya 24 años como catequista; 14 de ellos en Catequesis Diferencial de la Arquidiócesis de México (CADIAM)”.

La señora Marisela Cuellar asegura estar convencida de que todos los seres humanos tenemos un propósito en el plan de Dios, un propósito que no se alcanza a ver al inicio del camino, y que en su caso pudo apreciar después de un largo recorrido junto a su hijo, el resto de su familia y sus compañeros de Catequesis, al darse cuenta de que Felipe la había ayudado a crecer espiritualmente y a compartir con todos este crecimiento.

“Adoro ver su sonrisa, sentirlo vivo, ver cómo puede relacionarse con los demás y transmitirles sus sentimientos y emociones; estoy orgullosa de él, y siento una gran felicidad cuando lo veo participar en la Celebración Eucarística. Me siento afortunada de tener a Felipe, mi compañero de toda la vida, juntos enfrentamos con alegría las más distintas situaciones; mi impaciencia la transforma en paciencia, mis miedos en fortaleza y mi tristeza en alegría”, finalizó

Sobre el tema, el P. Eduardo Mercado, director de la Comisión de Catequesis de la Arquidiócesis de México, comentó que los padres de familia que se ven frente a este tipo de situaciones, comúnmente reciben de inicio un impacto fuerte y se cuestionan muchas cosas; tardan en asimilar la circunstancia y darse cuenta de que dentro de la discapacidad se puede llevar una vida plena, sobre todo buscando una orientación adecuada.

  • 1
  • 2
Tags:
discapacidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.