Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconA Fondo
line break icon

¿Capitalismo o socialismo? La solución a una pelea interminable

Jeffrey Bruno

Aleteia Team - publicado el 04/03/15

Ninguna de las dos ideologías, por si sola, resuelve el problema central de la exclusión humana

Al principio del film “Braveheart”, Mel Gibson dice que “la historia está escrita por los que ahorcaron a los hérores”. Will Durant, en el primero de los 11 volúmenes de su “Story of Civilization” [Historia de la Civilización], observa que “la mayor parte de la historia es adivinación y el resto es prejuicio”. El escritor Mark Twain se une a esta visión, diciendo que “la propia tinta con que toda la historia está escrita es puro prejuicio líquido”. Y Voltaire declaraba que los historiadores eran sólo “chismosos que provocan a los muertos”.

Todos nosotros ya hemos oído decir que “la historia la escriben los vencedores” y desconfiamos (o deberíamos desconfiar) de que los vencedores cuenten su propia versión de los hechos.

Lo que no siempre admitimos es que esto no es distinto cuando se narra la historia del capitalismo y del socialismo.

Comencemos por el relato que el capitalismo contaría sobre sí mismo:

“El capitalismo es el héroe de la civilización. Es la mejor teoría económica jamás inventada, responsable de la era de la tecnología y de un grado sin precedentes de bienestar, libertad y confort. El capitalismo hizo la vida mejor en todas partes. Mientras tanto, apareció un propagandista radical llamado Karl Marx. Él era un idealista utópico, sembrador de discordia, que intentaba acabar con la propiedad privada por medio del control estatal de los medios de producción. Felizmente, Marx fue derrotado por su propio éxito: las naciones que acogieron su ideología se convirtieron en ejemplos espantosos de fracaso para el resto del mundo, probando, de una vez por todas, que el capitalismo es El Camino”.

En la vida real, si el capitalismo no dejara a mucha gente gravemente insatisfecha en condiciones inhumanas de supervivencia, las ideas socialistas no habrían germinado. Nadie lucharía honestamente contra la propiedad privada excepto cuando ya no poseyera propiedad alguna. El capitalismo trajo muchos progresos, pero al mismo tiempo, condenó a la mayor parte da humanidad al papel de empleados por cuatro monedas.

La denuncia de Karl Marx, por tanto, tenía sentido y se hacía eco de la experiencia real de buena parte de la población que no recibía los frutos de su trabajo. Este escenario sigue existiendo. El mal obvio del capitalismo, que es la alienación de la propiedad, necesita cura. Pero, la cura propuesta por Marx es aún peor que la enfermedad.

Esto fue lo que el papa León XIII observó.

En mayo de 1891, publicó la histórica encíclica “Rerum Novarum”, condenando firmemente tanto el capitalismo como el socialismo y procurando lanzar luz sobre los errores que ambos cometían respecto a la idea de propiedad privada.

Primero, el papa observó las tristes condiciones causadas por el capitalismo desenfrenado:

"La contratación de mano de obra y la conducción del comercio están concentradas en manos de relativamente pocos; de este modo, un número pequeño de hombres muy ricos puede imponer a las masas de trabajadores pobres un yugo que es poco mejor que la propia esclavitud ".

A continuación, rechazaba también la solución marxista:

"Para remediar esos errores, los socialistas explotan la envidia que el pobre tiene del rico y se esfuerzan por acabar con la propiedad privada, afirmando que las posesiones individuales deben volverse propiedad común de todos. Pero sus afirmaciones son tan claramente impotentes para acabar con la controversia que, con ellas, el trabajador sería el primero en sufrir".

¿Por qué? Porque el capitalismo había concentrado la riqueza en grado extremo. El socialismo completaría el desastre, transfiriendo la propiedad, ya concentrada, a un único “dueño”: el Estado

  • 1
  • 2
Tags:
capitalismocomunismodoctrina social
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.