Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconActualidad
line break icon

¿A quién ofendió el Papa Francisco con la «mexicanización»?

Samuel Borges Photography

Jorge Traslosheros - publicado el 04/03/15

El enojo de la diplomacia mexicana con el Papa: un asunto de política doméstica

Seguí de cerca el berrinche del gobierno mexicano contra el Papa Francisco, a propósito de su deseo de evitar la mexicanización de Argentina, expresado en mensaje privado a un amigo suyo. Me divertí mucho. Al final, el canciller Meade me recordó, en parodia, al niño héroe mexicano quien cayó fulminado por las balas de los gringos, desde la torre del Castillo de Chapultepec, envuelto en el lábaro patrio. Bien pude ver al canciller enrollado en la bandera nacional, aventándose desde su escritorio.   

Cierto, el Papa es líder espiritual de la religión con más seguidores en el mundo, uno de los hombres más importantes de nuestra dolorida humanidad y jefe del diminuto Estado de la Ciudad del Vaticano, por lo que ninguno de sus dichos pasa desapercibido. Sus opiniones pueden ser personales, pero nunca privadas.

Sin embargo, lo que dice tiene distinto grado de importancia dependiendo del contexto, la intención y quienes escuchan. Es decir, las palabras de Francisco fueron significativas porque el gobierno mexicano las magnificó. Ningún medio internacional les dio mucha importancia hasta que el canciller puso el tema sobre la mesa, para sorpresa de propios y extraños. Ya no digamos para la diplomacia de la Iglesia que, por cierto, actuó de inmediato con sobrada caridad para desarmar el despropósito. En mucho, le lavó la cara a la parte mexicana.

Sospecho fuertemente que la inopinada reacción del gobierno bien pudo ser en respuesta a una exigencia doméstica, para tranquilizar a poderosos grupos anticlericales, tan abundantes en los medios políticos y culturales del país, quienes aún sueñan con los tiempos del presidente Plutarco Elías Calles, cuando los católicos eran perseguidos y marginados de cualquier atisbo de vida pública.

Bien me puedo imaginar a uno de estos señores, o señoras que también las hay, entrando cual vendaval a la oficina del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y, aflojándose el nudo de la corbata, gritar con afectada indignación: “¡Miguelito, Angelito! ¿Ya viste lo que dijo el desgraciado del jefe del Vaticano, esa horrorosa potencia extranjera enemiga de México y los mexicanos? ¡Exijo protesta y desagravio!”

Tal vez esas personas consideraron la ocasión propicia para meterle de patadas al Papa y de paso a la Iglesia mexicana, exaltando el patrioterismo nacional. Si tal fue su intención, calcularon mal. No se trataba de un partido de futbol. La reacción de la opinión pública en México y en el extranjero fue, en términos generales, de simpatía por el Papa pues habló con la verdad. Era obvio que la crítica se enderezaba a la situación de su amada Argentina. En todo caso, el reclamo hubiera correspondido al gobierno platense, el cual se vio liberado de la carga gracias a la intervención del mexicano.

El exagerado fraseo de la cancillería mexicana se entiende mejor desde la perspectiva que planteo. En síntesis, expresaba “tristeza y preocupación” por las palabras del Papa pues podían “estigmatizar” a México, hiriendo los sentimientos de los mexicanos. Seamos sinceros. Fuera de esos trasnochados sectores anticlericales, molestos por la reforma al artículo 24 constitucional que por primera vez garantizó la libertad religiosa, así como por el creciente accionar de los católicos en la sociedad civil, no veo quién pudiera sentirse triste, frustrado o estigmatizado.

El verbo mexicanizar no fue ocurrencia de un líder religioso con aviesa intención de ofender a la madre patria. El verbo ya describe aquí, como en cualquier parte del mundo, una dolorosa situación de crisis nacional, derivada del poder del crimen organizado, la inseguridad, ausencia de justicia, crisis institucional y profunda desconfianza de la población en nuestros gobernantes. Ya no se habla de “colombianizar”, sino de “mexicanizar”. Las palabras del Papa no ofenden a nadie. Lo que afrenta es una clase política dispuesta a tapar el sol con un dedo. Sólo podrán redimir la injuria cambiando, con hechos, la realidad de las cosas. Por ejemplo, procurando y administrando justicia como Dios manda. 

Obvio, siempre pueden existir otras explicaciones. Se me ocurre, por ejemplo, que algunos dentro del gobierno mexicano se hicieron hígado con los dichos de Alejandro González Iñárritu al recibir el Oscar, pues habló fuerte sobre las  injusticias cometidas en México y en Estados Unidos. Así, ante la imposibilidad de tocar al ícono cultural, se desquitaron con el Papa. Como sea, armaron de un piojo un caballero. O, como decimos en México, ¡regaron gacho el tepache! 

Tags:
mexicopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.