Aleteia

Este viernes, ayuno cuaresmal por la justicia climática

© AICA
Comparte

Ayuno no sólo de alimentos, sino también en reducir el consumo y reciclar los residuos durante el tiempo de la Cuaresma

La Argentina se sumará el próximo viernes 6 de marzo al ayuno cuaresmal por la justicia climática que convocó el Movimiento Católico Global por el Clima (GCCM).
 
La propuesta, consiste en un ayuno no sólo de alimentos, sino también en reducir el consumo de carbono, el uso de fuentes tales como el petróleo, la electricidad, el plástico, el papel, el agua y todo tipo de toxinas, además de reciclar los residuos durante el tiempo de la Cuaresma.
 
El Movimiento Católico Global por el Clima solicitó a los líderes mundiales que adopten todas las medidas posibles para "cumplir con la meta de un aumento global de la temperatura de menos de 1,5 grados Celsius (respecto de los niveles preindustriales), por medios que incluyen un acuerdo global justo, ambicioso y legalmente vinculante en la cumbre COP 21 a realizarse en París a fin de año".
 
El ayuno es una de las primeras acciones del GCCM a realizarse en el mundo teniendo en cuenta que el Papa Francisco dejó claramente establecido desde un principio que todas las personas deben actuar como custodios de la creación.
 
En este sentido, el movimiento animó a los católicos a unirse, orar y ayunar en solidaridad con los más afectados por el cambio climático global, porque "un mundo, incluso 1,5°C más cálido implicaría sequías e inundaciones más severas, subiendo el nivel del mar, y de esta forma aumenta el riesgo de daños por tormentas y la pérdida de cultivos, así como las cuestiones de seguridad alimentaria y del agua".
 
A esta iniciativa mundial se sumaron organizaciones católicas de unos 50 países, en distintas fechas dentro de los 40 días en que dura la Cuaresma. 

En la Argentina la promueven la Acción Católica Argentina y la Red argentina de Laicos, quienes sostuvieron que con esta acción "queremos beneficiar especialmente a los pobres y excluidos que son los más desprotegidos frente a estos cambios".
 
Fundada en 2014, la GCCM es una organización de laicos católicos, clérigos y religiosos, científicos y activistas, conectados en redes a través de las nuevas tecnologías de comunicación para promover la reflexión en el mundo, así como la oración y la acción basadas en la doctrina católica sobre el cuidado de la creación.
 
Más información sobre la iniciativa en la página web www.CatholicClimateMovement.global/Fast.
Artículo originalmente publicado por AICA
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.