Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

​Conversión y tolerancia

Comparte
Hoy en día la tolerancia se ofrece como la virtud principal que todos debemos practicar. Se dice que, para poderla aplicar a los demás, tenemos que empezar aplicándola en nosotros mismos. En el fondo lo que nos ofrecen es cambiar la caridad (amor, cercanía, Dios), por la tolerancia (desafecto, lejanía, diablo) ¿Diablo?
 
Diablo es una palabra que procede del griego. Su significado es lo que separa, aleja, pierde el significado. El diablo es el ser que procura separarnos entre nosotros y separarnos de Dios. La tolerancia, tal como se ofrece hoy en día, tiene como premisa no afectar ni sentirnos afectados por los demás. Vivir sonrientes y felices dentro ede burbujas que nos aislan entre nosotros. Pero el aislamiento no es nunca una solución.
 
Una cosa es aquello que exige un cambio de vida y otra aquello que exige tolerancia en la vida #SanAgustin (Sermón  9,18)
 
Como dice San Agustín, una cosa es la conversión y otra la tolerancia en nuestra vida. Si nos toleramos todo, a nosotros mismos, posiblemente no hayamos pasado por el proceso de conversión que Cristo nos indica. La conversión es transformación de un estado previo, desordenado, carente de sentido y objetivo, hacia una persona que sabe, siente y actúa en sintonía con la Voluntad de Dios. Quien es transformado por la Gracia de Dios no puede tolerarse a sí mismo nada que vaya contra la Voluntad de Dios.

El marketing utiliza la técnica de la autocomplacencia para atraparnos. No ofrece apariencias y nos hace pensar que las merecemos, como si el bien procediera de la tolerancia a nosotros mismos. El bien únicamente procede de Dios y la felicidad, sólo procede de cumplir Su Voluntad. La libertad no es la capacidad de optar por lo que queramos, sino la capacidad de querer el bien y la verdad, por encima de las apariencias.

La Cuaresma es un tiempo propicio para reflexionar sobre estas cuestiones y darnos cuenta que la conversión nunca termina en nuestra vida. Siempre hay un escalón delante de nuestros piés, hasta que lleguemos a Dios. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.