Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 19 abril |
San Expedito
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Vivir como cristianos en el siglo XXI es aceptar la realidad del martirio

Evacuación de una mujer siria en Aleppo

© Fabio BUCCIARELLI / AFP

Jorge Graña - publicado el 28/02/15

Decenas de cristianos asirios fueron tomados como rehenes y las iglesias quemadas o dañadas

"Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará" (Mt. 10, 22)

El pasado lunes 23 de febrero los terroristas yihadistas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés), atacaron varias aldeas cristianas de las orillas del río Khabur, en la provincia siria de Jiazira. Decenas de cristianos asirios fueron tomados como rehenes, mientras las iglesias de algunas aldeas fueron quemadas o dañadas. Esto fue confirmado a la agencia Fides por el arzobispo sirio católico de Hassaké-Nisibi monseñor Jacques Behnan Hindo.

"Más de cien familias asirias que encontraron refugio en Hassaké permanecían sin recibir ayuda de la Media Luna Roja o de los organismos de asistencia del gobierno sirio, tal vez porque son cristianos. Ni siquiera la agencia de la ONU para los refugiados se le ha visto por aquí", manifestó el arzobispo.

A lo largo de las orillas del río Khabur, había más de 30 aldeas cristianas fundadas en los años 30 del siglo pasado, donde se habían refugiado los cristianos asirios y caldeos que huyeron de Irak y de las matanzas perpretadas por el ejército iraquí. Eran pueblos prósperos habitados por miles de personas, con iglesias y comunidades muy activas; pero desde el comienzo de la guerra se fueron vaciando y algunos de ellos parecen pueblos fantasmas, como pasó con con Tel Ormuz que de 4,000 habitantes se había reducido a menos de 300.

Este ataque se suma a la larga lista de crímenes y barbaries recientemente cometidas contra los cristianos por el Estado Islámico; pero desde hace años asistimos al martirio que sufren nuestros hermanos en diferentes partes del mundo. En el 2009 según un reporte del Centro de Investigaciones Pew (Pew Research Center) radicado en Washigton, D.C., los diez países donde los cristianos sufren más persecución son Afganistán, Arabia Saudita, Bután, China, Corea del Norte, India, Irak, Malasia, Mauritania y Yemen.

La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”, Tertuliano.

Desde sus orígenes la vida de la Iglesia se ha visto acompañada por la realidad del martirio y hoy continúa presente en varios países. La palabra “mártyras” en griego significa testigo. De ahí que los mártires son los cristianos que dan testimonio de la verdad en las enseñanzas de Cristo, prefiriendo la muerte y el sufrimiento a la renuncia de la fe.

En la “Lumen Gentium ”(Luz de las Gentes), la Constitución Dogmática sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II podemos leer: Dado que Jesús, el Hijo de Dios, manifestó su amor entregando su vida por nosotros, nadie tiene mayor amor que el que entrega su vida por El y por sus hermanos (cf. 1 Jn 3,16; Jn 15,13). Pues bien: algunos cristianos, ya desde los primeros tiempos, fueron llamados, y seguirán siéndolo siempre, a dar este supremo testimonio de amor ante todos, especialmente ante los perseguidores.

Por tanto, el martirio, en el que el discípulo se asemeja al Maestro, que aceptó libremente la muerte por la salvación del mundo, y se conforma a El en la efusión de su sangre, es estimado por la Iglesia como un don eximio y la suprema prueba de amor, Y, si es don concedido a pocos, sin embargo, todos deben estar prestos a confesar a Cristo delante de los hombres y a seguirle, por el camino de la cruz, en medio de las persecuciones que nunca faltan a la Iglesia.” (LG, 42)

Los cristianos que viven en países donde la persecución física no es tan marcada, cuando ésta se da, puede pasar desapersibida. Pero en ocasiones cada vez más numerosas sufren el martirio ideológico que impone una sociedad alejada de Dios y de los valores morales. Bajo la bandera de la libertad de expresión se busca imponer conductas que van contra la fe y la moral cristiana. La burla, la intolerancia, el castigo, la discrimación y el desprecio, son cruces que muchos cristianos enfrentan y cargan como un matirio incruento que les hace sufrir injustamente y les desgarra el alma. La oración y el testimonio valiente de nadar contra la corriente son el antídoto para evitar ser destruidos por lo que el Papa Benedicto ha llamado "tiranía del relativismo".

Como miembros de este Cuerpo Místico de Cristo, estamos llamados a vivir nuestro compromiso bautismal y ser fieles a la fe que profesamos. La Iglesia afirma que nunca se da una circunstancia en la que estaría justificado negar a Cristo. Asumiendo una postura equilibrada ante el martirio hace suyas las sabias palabras de San Gregorio Nacianceno: "Esta es la ley del martirio.

El cristiano no debe exponerse a persecución sin necesidad, en primer lugar para no dar a los perseguidores la oportunidad de cometer un crimen, y luego porque un cristiano debe tener en cuenta su propia debilidad. Sin embargo, cuando nos encontremos cara a cara con la lucha no debemos dar la espalda. Seria demasiado frívolo hacerse víctima por sí mismo, y, al contrario, sería pusilánime rechazar el don del martirio”.

Aunque seamos conscientes de que el martirio es un don y un privilegio que nos permite unirnos íntimamente a Cristo en la imitación de su muerte, no podemos olvidar que se trata también de un acto libre que se consigue con la virtud de la Fortaleza. El mártir cristiano muere libremente habiendo elegido mantener su fe y dar testimonio de Cristo, antes que renegar de ella.

Que María, Madre de Jesucristo y Madre de la Iglesia, que permaneció al pie de la cruz de su Hijo y es llamada Reina de los Mártires, nos proteja con su amor maternal y nos ayude a permanecer fieles en el camino de la fe.

Tags:
irakmartiressiria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.