Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Ceada
home iconActualidad
line break icon

Historia real de la trata: «Tenía que escapar como fuera»

@DR

Cronica Blanca - publicado el 28/02/15

Gracias al Proyecto Esperanza Stella rehízo su vida

Salió de Rumanía buscando una vida mejor. Su esperanza era ganar dinero para poder comprarle una casa a su madre. Pero la engañaron y acabó ejerciendo la prostitución para proteger a su familia. Gracias a un cliente poco habitual y a la policía, Stella pudo escapar y conocer el Proyecto Esperanza, de las religiosas adoratrices. Hoy sigue en España.

“Al final me escapé”

Stella tenía 16 años cuando dejó su país, Rumanía, para venir a España a trabajar. Su objetivo era ganar dinero para poder comprar una casa a su madre donde vivir las dos juntas. Ella desconfiaba del hombre que le había ofrecido trabajo, pero él insistió tanto que al final cedió y dejó que su hija se fuera. Sin embargo, al llegar a Madrid, Stella se encontró algo que no esperaba.

Acabó en una calle donde había mujeres ejerciendo la prostitución. Ella también tenía que hacerlo. Al darse cuenta de dónde estaba, quiso hablar con la persona que la había llevado hasta allí. La encerraron en una habitación durante tres días. La amenazaron con extorsionar a su familia. Stella terminó prostituyéndose por miedo a que le ocurriese algo a los suyos.

“Pensaba que tenía que escapar como fuera”, cuenta Stella en un informe recopilatorio de testimonios del Proyecto Esperanza. “La calle estaba llena de mujeres de todas las nacionalidades, que tenían su sitio reservado. Nosotras también teníamos el nuestro. Él nos vigilaba de lejos, y cada vez que llegábamos a casa nos cogía el bolso y se quedaba con todo. Si no traíamos dinero, nos pegaba”, añade.

Tras dos semanas ejerciendo la prostitución, fue un cliente que le inspiraba cierta confianza quién la ayudó a escapar del infierno en el que la habían metido a base de engaños. “Fuimos a la policía y con una intérprete les conté todo lo que me pasó. Desde allí llamaron al Proyecto Esperanza, que se hizo cargo”.

El Proyecto Esperanza, de las religiosas adoratrices, se encarga de cuidar de aquellas mujeres víctimas de trata desde que consiguen salir. Las acompañan en la denuncia -si es que deciden denunciar-, y, después, en el proceso de reintegración en la sociedad, un punto clave para que las heridas vayan cicatrizando bien.

“Es fundamental trabajar con una mirada positiva hacia estas mujeres, que sepan captar sus fortalezas y sus capacidades. Desde ahí, las ayudamos a desarrollarlas”, explica Marta González, coordinadora del proyecto, en un video explicativo del proceso que siguen con las chicas. Esto, “sumado al acceso a sus derechos, de los que por el hecho de ser víctima carecía, hacen que estas mujeres pueda ir recuperando el control sobre sus vidas, sus sueños, aquello por lo que vinieron a España” añade González.

“El juicio tardó un año, yo estuve presente en una habitación arriba con una televisión, por videoconferencia y el juicio era abajo. Sólo me vieron la abogada suya y el fiscal, a él lo sacaron de la sala del juicio. Le condenaron 5 años por agresión sexual, ahora está en la cárcel, creo, supongo, espero” continúa Stella.

A pesar de todo, las mujeres que llegan a nuestro país y salen de esta forma de esclavitud, no siempre lo tienen fácil para poder quedarse y rehacer sus vidas. A veces, la complicada burocracia para conseguir asilo o los papeles para regularizar su situación en el país, se alarga tanto que las víctimas no salen a la calle por miedo a que les pare la policía y les pida los papeles. “Esto nos limita mucho porque hay muchas chicas aquí que quieren trabajar pero no pueden porque, como no tienen papeles, no pueden” confiesa Marie, víctima de trata, que llegó de Camerún en 2011 huyendo de los maltratos de su marido.

  • 1
  • 2
Tags:
españaprostituciontrata de personas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
7
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.