Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo “contagiar” a Dios en el mundo?

John-Ryan-CC

Ignacio Centenera Crespo - publicado el 27/02/15

No podemos dejar nuestra condición de cristianos anclada en la mesilla de noche o colgarlo nada más salimos de Misa

Todo cristiano, por el mero hecho de serlo, debe tener un sentido sobrenatural de las cosas. En cada paso de su vida, en el trabajo y, por supuesto, en el amor. Ese sentimiento, esa sobredimensión de lo que hacemos, debe de ir dirigida a Dios.

Debemos ser esa llama que ilumina al mundo. Esa luz, como la misma que indica cuándo está Cristo presente en el Sagrario de cada Iglesia. Cada uno llevamos, por intercesión del Espíritu Santo, a Cristo. Somos, pues, el nexo de unión con la calle.

Planteémoslo de otra manera. Cada vez que acudimos a participar de la Santa Misa y comulgamos, llevamos a Cristo en nosotros. Como la Virgen durante su embarazo. Somos, durante un tiempo limitado de tiempo, ese Sagrario que sale a la calle. Y esto no es un mandado Positivo, sino Divino, innato en la propia concepción del ser humano como hijo de Dios.

Pero, ¿Cómo ser ese servidor de Cristo? Bien, en las tareas cotidianas del día a día. No podemos dejar nuestra condición de cristianos anclada en la mesilla de noche o colgarlo nada más salimos de Misa. De ser así, no tendría sentido alguno ser creyente.

Dios nos busca en cada momento. Desde que nos levantamos cada mañana. Busca que nos convirtamos cada día. Si fallas a un ser querido, vas y le pides perdón. ¿Por qué no hacer lo propio con Dios, que cuenta las veces que nos ponemos en pie?

Por ello, lleva a Cristo a la calle. No te pongas trabas, ni mucho menos pienses en si se reirán de ti porque, lamentablemente, no sea “corriente” ser fiel a tus creencias. Ya comenté en un artículo anterior que vivir a lo grande no exime de seguir a Dios.

El papa Francisco nos lo recuerda incansablemente cada día. Nuestra capilla, para aquellos que somos laicos, debe ser la calle, el trabajo, los amigos,… no sirve de nada que yo viva mi Fe si, el día de mañana, no arrastro con mi ejemplo y mi oración a la gente que me rodea.

Esta actitud es, al fin y al cabo, una muestra de amor y de cariño. Por ello, possumus! Pero siempre con pleno respeto a la libertad. Esa libertad que tanto trató Santo Tomás. Debemos crear un ambiente cristiano, moralmente bueno, a nuestro alrededor. Muchos teólogos definen esa proactividad como “la ecología de la santidad”. Para ello tenemos al Espíritu Santo, ese gran olvidado y que no es más que el reflejo del amor bilateral del Padre y del Hijo. Llevar a Cristo cada día implica ser a imagen y semejanza suya.

Convertirse cada día no es una cuestión de persuasión, de que alguien me hable de Dios, sino de grandeza humana. Cuando dejamos que Cristo entre en nuestra alma, hace que espiritualmente seamos más dóciles al mandato divino. Y es fácil conseguir esa grandeza humana y espiritual, que tanto impacta en la sociedad: venciendo y superando nuestra pequeñez, evitando pensar en mí mismo y preocupándome por los demás, algo que, curiosamente, se consigue pensando como un niño, con ese amor incondicional y perpetuo.

Tener presente a Dios en cada momento del día nos es difícil, a pesar del ruido.

Y que, al llegar el final del día, nos hagamos esa pregunta que nos hacía el Santo Padre: “¿Qué ha sucedido hoy en mi corazón?”. Debemos cuidar el corazón como se cuida una casa, con llave. Y vigilarlo como un centinela. Esto se consigue teniendo un sentido del pecado y reconociendo la Misericordia de Dios. Cristo, al encarnarse se compadece con el hombre, es decir, compadece con él. Sufre por nuestros pecados. Por ello, se hace necesario cuidar y reflexionar sobre el sentido del pecado y lo que ello supone, sea venial o no.

Solo así, seremos esa vela en el mundo que ilumina cada día. Como aquella que acompaña incansable a Jesucristo en el Sagrario.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.