Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 10 mayo |
San Juan de Ávila
home iconEstilo de vida
line break icon

¡Auxilio, me gusta mi párroco!

Lawrence OP / Flickr / CC

Zoe Romanovsky - publicado el 27/02/15 - actualizado el 27/02/20

Desarrollar una atracción hacia un sacerdote no es algo poco común pero admitirlo es un tabú

La columnista de Aleteia Zoe Romanowsky responde a una mujer que le pregunta sobre la atracción que siente hacia su párroco.

Pertenezco a una parroquia no muy grande y estoy a cargo de algunos proyectos pastorales ahí, que amo mucho. Estoy casada y nuestros hijos van a la escuela de la parroquia. Nuestro párroco recién me invitó a mí y a algunos de los líderes parroquiales a un pequeño retiro cuaresmal de fin de semana. Ha pasado algún tiempo desde mi último retiro y realmente me vendría bien, pero la verdad es que me siento muy atraída al sacerdote y me temo que pasar más tiempo con él sea una mala idea. ¿Qué crees que debería hacer?

Desarrollar una atracción hacia un sacerdote no es algo poco común; sólo es un tabú admitirlo. A menudo admiramos y nos sentimos cercanos a la gente con la que trabajamos y respetamos, especialmente nuestros mentores o la gente que se preocupa por nosotros de alguna manera. Cosas similares pueden ocurrir entre estudiantes y profesores, pacientes y doctores, clientes y terapeutas.

Un sacerdote es un padre espiritual, y su vida de sacrificio, fe y servicio lo vuelve un hermoso ser humano. Si también resulta ser una persona cálida, carismática, guapa, inteligente y compasiva, pues… puede ser la receta para una iglesia llena de mujeres (y algunos hombres) con flechazos secretos. ¿Quién no se siente atraído por alguien así?

Si este es un flechazo inocente, uno del que te puedes reír y contar a tu esposo y amigas, probablemente no hay ningún problema en que vayas al retiro. Los flechazos forman parte de la vida y tienden a desaparecer, especialmente si se exponen a la luz y se ponen los límites adecuados en la relación.

Por otro lado, si es una atracción a mayor escala y piensas en tu párroco mucho, albergando fantasías, deseando tener su atención, buscando la manera de verlo, etc., tienes que tratar esto seriamente.

Así como los párrocos son responsables de cuidar el bienestar de su rebaño y animarnos en la fe y las vocaciones, nosotros debemos hacer lo mismo por ellos.

Si tu pastor fuera tu hermano, ¿cómo te gustaría que lo tratara una mujer? Comprométete al 100% para proteger ambas vocaciones, a pesar de tus sentimientos. Te ayudará a tomar las acciones adecuadas.

Coloca fuertes límites alrededor de la relación: no pases tiempo a solas con él y no tengas contacto personal innecesario. No vayas al retiro este año y encuentra otro retiro o un día de reflexión al que acudir; úsalo como un tiempo para orar y reflexionar.

Si te descubres obrando de manera contraria a estos compromisos –pues la atracción sexual hacia alguien que conoces y te gusta puede ser muy poderosa– y especialmente si tu párroco ha dado señales de sentir atracción también hacia ti, sugiero que busques otro párroco, al menos por un tiempo. Suena drástico, pero es importante brindarte algún espacio para que no se sobrepasen serios límites.

Analiza tu vida personal. Probablemente algo está faltando. ¿Te sientes sola? ¿Qué necesidades no se están atendiendo? ¿Cómo está tu matrimonio? Trabaja en ello. Considera la opción de inscribirte en un Encuentro Matrimonial de fin de semana o acudir a un retiro con tu pareja.

Al atender temas importantes de tu vida, quizá la atracción que sientes hacia tu párroco se disipe para que puedas continuar siendo una devota parroquiana y líder pastoral sin esta distracción.

Por Zoe Romanowsky, editora de Estilo de vida y encargada de videos de la edición inglesa de Aleteia. Escritora, blogger, asesora y coach personal, tiene publicaciones en Real Simple, Catholic Digest, Baltimore Eats, y TruthAtlas. Zoe tiene un master en Counseling en la Franciscan University, y un certificado en life coaching de la Coaches Training Institute (CTI). Es madre de gemelos y disfruta el chocolate, Instagram, vintage Harleys, y los vodka martinis – no necesariamente en ese orden.

Tags:
amorparroquiarelaciones amorosassacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
5
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.