¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Si las leyes migratorias de EE UU van contra de la dignidad de la persona…

© Fibonacci Blue
Comparte

... son las leyes las que tienen que cambiar, no las personas

La decisión del juez federal Andrew Hanen, de Brownsville, en el Estado de Texas, de suspender temporalmente la extensión del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y el programa de Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA), órdenes ejecutivas adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el pasado mes de noviembre, sorprendió tanto a la Iglesia católica como a millones de inmigrantes indocumentados que estaban listos para beneficiarse del alivio migratorio.
 
El alivio migratorio propuesto por el presidente Obama significa la posibilidad de regularización de la estancia en la Unión Americana de cerca de 5 millones de indocumentados, la mayoría de ellos de origen hispano, que ahora penden de un hilo en su estancia en el país del norte.
 
Argumento legales, pero no morales
 
El argumento legal de Hanen fue que no se cumplieron todas las exigencias requeridas por la ley federal, por lo que se apelará la decisión, con lo cual se inicia una batalla legal que podría durar meses, e incluso extenderse hasta el próximo año de 2016, año electoral en Estados Unidos.
 
Al respecto, el obispo Daniel E. Flores, titular de la diócesis de Brownsville, limítrofe con la ciudad de Matamoros en Tamaulipas, dijo que el alargamiento del proceso afecta a miles de familias y que la Iglesia católica ya está lista para ayudar a los indocumentados a inscribirse al DACA o al DAPA.
 
Lo que necesitamos es que el Congreso y el presidente cambien la ley, porque la decisión del juez afecta a cierta parte de la población inmigrante, pero todavía necesitamos una reforma completa para poder buscar la justicia y la misericordia para esas familias que ya por tantos años la han esperado”, indicó el obispo Flores en una entrevista reciente, publicada por El Periódico USA.
 
El prelado, de origen mexicano pero residente de Estados Unidos, subrayó que este tema “está tan lleno de política”, en alusión a la lucha que sostienen republicanos y demócratas con los inmigrantes y sus familias de por medio.
 
“El país necesita justicia para los inmigrantes también, porque ellos están trabajando pero no cuentan con la protección de la ley, o llegan hasta aquí por el miedo a la violencia en sus países de origen y no la encuentran”, abundó el obispo de Brownsville, donde se ha originado la suspensión del juez Hanen, evidentemente auspiciada por el liderazgo republicano en Estados Unidos del Estado de Texas.
 
La migración no es una decisión fácil
 
Monseñor Flores, haciéndose eco de la presión que ha ejercido el episcopado estadounidense en el tema migratorio hacia una reforma integral que proteja a las familias, dijo que para la Iglesia católica “es una cuestión fundamental de justicia y de dignidad humana; el sistema de leyes en los Estados Unidos tiene que reconocer estas realidades muy fundamentales de la condición humana y el respeto que se debe a estas personas, por lo que ya es tiempo que se haga algo”.
 
Con claridad el obispo de Brownsville recordó que cada familia, cada individuo, “no toma la decisión de salir de su país de la noche a la mañana; son decisiones y sacrificios que tenemos que reconocer, por lo que si a veces las personas tienen que buscar un camino fuera de la ley, es porque la ley misma no reconoce la circunstancia actual que están viviendo”.
 
“Si la ley misma contradice la dignidad de una persona, la ley es la que tiene que cambiar, no la persona”, afirmó, finalmente, el obispo Daniel E. Flores.
 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.