¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La catedral de Córdoba (1), corazón de las reivindicaciones del islam en España

© Timor Espallargas
Comparte

Algunos tratan de contaminar el diálogo interreligioso con planteamientos ajenos a su ámbito

El artículo es obra de María Angeles Corpas Aguirre y de Pablo J. Carrión

La polémica desatada desde hace meses en torno a la catedral de Córdoba no es un asunto puntual. Tampoco es una extravagancia sostenida por un sector de musulmanes y laicos de izquierda. Asistimos al enconado intento de desposeer a la Iglesia católica, no sólo de un edificio, sino de cualquier vestigio que aluda a su contribución positiva en la historia española.

La creación de este “estado de opinión pública” forma parte de un proceso que hunde sus raíces en el origen de la transición española.

Las comunidades islámicas, especialmente las de origen converso, siempre han tenido este asunto en el horizonte de sus aspiraciones. Lo que sí es novedoso es su decidida apuesta por implicarse en un debate político en torno a la expropiación del templo, asociándose con otros actores en la “Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba: patrimonio de tod@s”.
 
1. Reivindicación histórica del islam en España

El uso compartido de la catedral de Córdoba ha sido considerado desde hace más de treinta años como un símbolo para muchos musulmanes. En España, la entidad “Junta Islámica” y su presidente, Mansur Escudero (desparecido en 2013), han sido sus promotores.

De este modo, la reivindicación no es nueva y corre paralela al desarrollo del islam en España. El rezo islámico en la catedral se ha venido produciendo en un marco institucional y diplomático, como gesto de acogida a distintos representantes del mundo árabe islámico en nuestro país. Desde 1974 a 1991, reyes, príncipes saudíes y dignatarios han gozado de este privilegio.

Fuera de este contexto, Junta Islámica ha insistido en solicitar que estas excepciones se transformaran en algo “normalizado”. Es decir, que se permitiese de facto el uso compartido de la catedral para todos los musulmanes.

Las autoridades eclesiásticas han tratado de hacer comprender la naturaleza de la catedral como templo católico en uso y no como espacio histórico desacralizado. Es decir, que es un templo donde Cristo, hijo de Dios vivo, está presente en el Sagrario. Algo que la confesión musulmana rechaza explícitamente. No obstante, la Iglesia nunca se ha negado a que tal rezo pudiese hacerse de modo individual.

Tras los Acuerdos de 1992 del Estado español con la confesión islámica, esta cuestión sufrió un cambio importante. Como religión oficialmente reconocida, Junta Islámica consideró que la petición del uso compartido excedía el ámbito del diálogo interreligioso.

Debía plantearse como un derecho ligado a la libertad religiosa de los musulmanes. Como reivindicación de un pasado históricamente enajenado al islam en España en favor de la religión católica. Es en esta clave política como han sido entendidos los gestos de entendimiento realizados sucesivamente por Juan Pablo II y Benedicto XVI.

De este modo, el diálogo interreligioso ha sido el pretexto esgrimido por un sector de los musulmanes para “negociar” la recuperación de un espacio al que “histórica” y “constitucionalmente” creen que tienen derecho. Han pasado de solicitar el rezo colectivo a la conversión de la catedral de Córdoba en un “templo ecuménico”, símbolo de la convivencia pacífica de los distintos credos reconocidos en España.

La posición de la Iglesia católica siempre ha sido favorable a un clima de concordia y diálogo con los musulmanes, al respeto de sus derechos como creyentes que merecen espacios de oración dignos. Y ha incidido en la necesidad de que los cristianos que viven en países de mayoría musulmana gocen de estos mismos derechos.

Asimismo, ha subrayado claramente que las presiones ejercidas para hacer efectiva la petición del uso compartido no contribuyen a la concordia, especialmente teniendo en cuenta que es la Iglesia católica la que posee los títulos jurídicos fehacientes sobre el uso exclusivo de la catedral

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.