Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 21 septiembre |
San Mateo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Hay pecados que un sacerdote «normal» no puede perdonar?

POPE CONFESSING

HANDOUT / VATICAN MEDIA / AFP

Henry Vargas Holguín - publicado el 24/02/15

Dichas facultades se conceden por escrito, son también las llamadas licencias ministeriales (canon 973). 

Es decir un sacerdote recién ordenado no puede absolver hasta que no se le concedan las licencias ministeriales.

En muchos casos el examen ad audiendas confessionis se hace justo antes de la ordenación.

Salvedades del ministerio sacerdotal

El sacramento de la confesión está regulado por el derecho canónico. Por tanto para administrar este sacramento hay que tener en cuenta ciertas situaciones:

1. Para absolver válidamente se requiere, además del orden sagrado, la facultad. (can 966).

2. No pueden los sacerdotes confesar en cualquier ámbito o territorio.

“Dentro del ámbito de su jurisdicción, por razón del oficio gozan de la facultad de confesar el ordinario del lugar, el canónigo penitenciario y también el párroco y aquellos que ocupan su lugar” (can 968).

3. En caso de complicidad en que se vea involucrado directa o indirectamente un sacerdote este no puede absolver a su cómplice o a sus cómplices. Por ejemplo, cuando el cómplice es el mismo sacerdote confesor, en cuestiones de sexto mandamiento, su absolución es nula (can 977).

4. En peligro de muerte, el ámbito se amplía en absoluto de modo que cualquier sacerdote puede absolver, a cualquier fiel, de cualquier pecado y de cualquier censura (can 976).

5. En la confesión hay que tener muy en cuenta las censuras, porque existiendo estas, no se puede dar la absolución. Las censuras, “penas medicinales” dirigidas a la enmienda del cristiano, son la excomunión, el entredicho y la suspensión. Su efecto principal es la privación de determinados bienes espirituales (o materiales anexos).  Su eliminación depende del cese de la contumacia del fiel (can 1358). 

Condiciones por parte de los penitentes

Es tan importante la contrición de los fieles, que el Código lo exige rotundamente:

«Arrepentidos y con propósito de enmiendaSin contrición no hay perdón de los pecados. “

Para recibir el saludable remedio del sacramento de la penitencia, el fiel ha de estar de tal manera dispuesto que, rechazando los pecados cometidos y teniendo el propósito de enmienda, se convierta a Dios” (Can 987).

Y por eso en la imposibilidad física o moral de confesarse, “la reconciliación se puede obtener por otros medios” (Can 960).

Pecados reservados

Son pecados que generan excomunión. La excomunión es la pena eclesiástica más severa, que impide recibir los sacramentos.

La palabra excomunión significa exclusión de un miembro de la Iglesia. El excomulgado queda separado de aquellos con los que comparte su fe.

Quien comete determinados pecados que hieren y lesionan gravemente la comunión eclesial, se autoexcluye; él mismo se margina de la unidad con la Iglesia.

Puede asistir a misa pero no puede comulgar, pues justamente la Eucaristía es el sacramento que expresa y causa la comunión y unidad con Dios y con la Iglesia.

Hay que ser precisos: lo que se castiga no es el pecado, sino el delito. Y en el Derecho Canónico delito canónico no es lo mismo que pecado. 

Los delitos que están castigados con excomunión y que, por tanto, no pueden ser absueltos por un sacerdote son los siguientes.

Pecados reservados para ser absueltos por el obispo:

Excomuniones Latae sententie. Es la excomunión automática que se produce aunque no exista una declaración escrita de excomunión por parte de la Iglesia contra una persona determinada. El cometer el delito ya implica la excomunión automática.

1. Herejía (negación pertinaz de una verdad de la fe católica una vez recibida), cisma (rechazo a la sumisión del Romano Pontífice) y 

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
confesionderecho canonicodummies liturgiapenitenciaperdonsacramentos

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.